Soluciones básicas para un hogar más ecológico

hogar_ecológicoTodos queremos añadir nuestro granito de arena para proteger el medio ambiente,  pero sin un gran sueldo  o ingresos familiares, a menudo pensamos que es un reto imposible de alcanzar.

No obstante, poniendo un poco de tu parte no tiene por qué ser tan difícil, hay pequeños pasos que una vez sumados marcan una gran diferencia, sólo hay que saber cuáles tomar.

Utiliza alternativas naturales

 

  • Si lo que quieres es conseguir productos de bajo coste, seguros y naturales, una buena opción es hacerlo tú mismo.

 

  • El vinagre es un producto excelente para limpiar y desinfectar cristal y otras superficies.

 

  • ¿Necesitas eliminar manchas difíciles? Sólo tienes que añadir un poco de bicarbonato de sodio.

 

Si realizas una búsqueda rápida online,  podrás encontrar cientos de productos de limpieza caseros hechos a base de productos naturales.

Utiliza menos agua

Hay varias formas en las que podemos ahorrar agua en casa, si conseguimos incorporar estas costumbres en nuestro día a día, el ahorro final será considerable:

  • Regula las llaves de paso para que no dejen pasar un exceso de agua.

 

  • Cierra el grifo mientras te cepillas los dientes, te enjabonas en la ducha o lavas los platos.

 

  • Evita los goteos (si piensas que poco se va a notar gota a gota,  coloca un vaso debajo, verás qué poco tiempo hace falta para llenarlo y la cantidad de agua que llega a desperdiciar un grifo mal cerrado).

 

  • Recoge el agua de tu aparato de aire acondicionado o del deshumidificador y utilízala para regar.

 

  • En lugar de bañarte, dúchate, no necesitas más de cinco minutos.

 

  • Coloca una piedra grande o una botella llena de agua en el depósito de la cisterna del inodoro (vigilando que no interfiera en su funcionamiento); así evitarás que descargue el total de su capacidad, muchas veces excesiva, especialmente si tu inodoro tiene un único tipo de descarga.

 

  • Tira de la cadena del inodoro sólo cuando sea necesario (no lo utilices como una papelera).

 

  • Utiliza el lavavajillas y la lavadora en carga completa.  En el caso del lavavajillas, es importante optimizar el espacio en lugar de colocar las cosas tal cual las vamos cogiendo.

 

  • No hiervas los alimentos con un exceso de agua, además de ahorrar energía, conservarás mejor sus nutrientes.

Usa menos energía

No todos disponemos del dinero suficiente para comprar un coche híbrido o pasarnos a la energía solar en casa, pero podemos marcar la diferencia con pequeños cambios:

 

  • La mayor parte de la energía que se desperdicia en un hogar está relacionada con la falta de un buen aislamiento de puertas y ventanas.  Si no dispones del dinero necesario para hacer una inversión de este tipo, invierte en cortinas gruesas, tanto en invierno como en verano te ayudarán a mantener aislada la casa.

 

  • Apaga las luces de una habitación cuando no estés en ella y aprovecha al máximo la luz natural.

 

  • Desconecta los cargadores cuando no los estés utilizando.  Dejar el cargador del móvil conectado cuando no se está utilizando también consume energía.

 

  • Utiliza regletas de enchufes para conectar todos los dispositivos con mando a distancia: televisores, reproductores, equipos de música…  Y apaga la regleta cuando no los estés utilizando.  Estos dispositivos utilizan una gran cantidad de energía para hacer funcionar el receptor remoto, incluso cuando el dispositivo está apagado.

 

  • Contrata una tarifa eléctrica con discriminación horaria que encaje con los horarios de vuestro hogar e intenta utilizar los electrodomésticos que más energía consumen durante las horas más económicas.

 

  • Compra electrodomésticos que ahorren energía (clase A, A+ ó A++).  Pueden ser más caros, pero su uso compensa el aumento del coste de las facturas de electricidad.

 

  • El horno es uno de los aparatos que más energía utiliza, ahorrarás mucha electricidad si aprovechas para cocinar varias cosas a la vez y lo apagas unos minutos antes del tiempo indicado para que los alimentos terminen de prepararse con el calor residual.

 

  • Mantén la nevera separada unos 5 cm de la pared para que pueda airearse correctamente

 

  • Previene la formación de hielo en el interior del congelador, evitarás que su motor trabaje en exceso.

 

  • También podemos contribuir ahorrando energía fuera de casa comprando productos locales.  Se necesita energía para el transporte de alimentos y otros productos de un punto geográfico a otro.  Comprar productos de proximidad potenciará el comercio de tu zona a la vez que estarás contribuyendo a utilizar menos energía a nivel global.

Cuando se trata de ahorrar energía y agua, es una gran idea conseguir que los niños se impliquen y participen en el proceso.   Se les puede plantear como un juego, haciendo que comprueben cuánta agua y electricidad utilizan todos los miembros de la familia, y compitiendo para ve quién reduce más su consumo.

Todos sabemos que promover nuestra conciencia ecológica va a ser bueno para el medio ambiente, pero también es algo beneficioso para ti y tu familia.

La conservación de los recursos naturales también nos ayuda a ahorrar dinero, que es algo no sólo deseado sino necesario para muchas familias.

Y tú, ¿utilizas otros trucos para hacer tu hogar más ecológico y sostenible? Deja tu comentario para que podamos incorporarlos a nuestro repertorio.

About The Author

Neus Virgili

Licenciada en Psicología y madre de un niño. Sé por experiencia que la maternidad es un periodo vital muy intenso en el que florecen en nosotras sentimientos y emociones para los que nadie nos había preparado, pero se convierte también en una oportunidad única de desarrollo y crecimiento personal si sabemos darnos cuenta. Neus Virgili

Comments are closed.