Reto Uno al Día: Actualización Enero

deshacerte_de_lo_que_ya_no_utilizas

Ha pasado casi un mes desde que empezamos con el reto Uno al Día para Cambiar tu Vida, destinado a deshacerte de lo que ya no utilizas.

Normalmente acumulamos en nuestras cosas más cosas de las que podemos organizar cómodamente, y a menudo ni nos damos cuenta de la cantidad de trastos que se amontonan en estantes, armarios, cajas y cajones.

Hay objetos que llevan tanto tiempo con nosotras, que ni tan sólo somos conscientes de tenerlos, no porque no recordemos dónde están, sino porque aunque estén a la vista, se han vuelto invisibles, han pasado a ser parte del mobiliario.

O qué me dices de ese juguete medio roto, que has visto una y mil veces, pero que siempre vuelve al rincón de los juguetes de tus hijos…hasta el día en que LO VES (como si fuera la primera vez) y te preguntas, ¿pero por qué demonios no he tirado esto antes?!

 

Deshacercet_de_lo_que_ya_no_utilizas

Reto Uno al Día, actualización Enero

 

A estas alturas deberíamos llevar más o menos 30 objetos menos, y aunque pueda parecer una barbaridad te aseguro que las chicas del grupo de Facebook están completamente «lanzadas».

Imagínate que Cristina, una de las participantes, afirmaba que su reto va camino de ser 365 bolsas de basura llenas 😛

Es muy motivador ver cómo están disfrutando la experiencia las chicas del grupo y la cantidad de objetos que están llegando a sacar de sus vidas.  Por no hablarte de la satisfacción que produce conseguir liberar todo ese espacio físico (y mental).

Ropa, revistas, perchas, cremas, muestras gratuitas, trapos, toallas, vajillas antiguas, películas, documentación obsoleta, peluches, juguetes, zapatos… ¡Es increíble la cantidad de trastos que llegamos a acumular en casa!

Hay un fenómeno curioso que sucede cuando activamos el «modo destrasteo» y es que de repente empiezas a ver trastos y trastos por todos lados, y en lugar de renegar por lo desorganizada que está tu casa, te das cuenta de que tienes en tu mano la opción de cambiar las cosas, hasta llegar un momento en el que eres capaz de llenar una bolsa con facilidad, en cualquiera de las estancias de tu casa.

Además, en muchas ocasiones se trata de cosas nuevas o en perfecto estado, que aunque ya no tengan un lugar en tu vida, pueden ser de utilidad para otras personas, con lo que el beneficio es doble.

 

Mis avances

 

A nivel personal tengo que decir que está siendo mucho más fácil de lo que pensaba.

Deshacerte de objetos que ya no tienen nada que ver con la persona que eres hoy en día te ayuda a cerrar etapas y a dejar espacio para todo lo nuevo que está por venir.

Además, ver cómo voy obteniendo espacio extra me motiva muchísimo y eso mejora mi estado de ánimo y me ayuda a ser más productiva.

Todavía no he decidido qué criterio seguir para contar las cosas, ya que en ocasiones te encuentras con muchísimos artículos juntos, como puede ser un lote de revistas.

Precisamente eso fue lo que seleccioné el primer día, eran 28 revistas…creo que prefiero contarlo como 1 lote que como 28 objetos, pero bueno, el número final es lo de menos, lo importante es LO BIEN QUE SIENTA!!!!!

Y si te apetece chafardear un poco, aquí te dejo el resultado de mi primer mes de destrastreo:

 [su_list icon=»icon: star» icon_color=»#a7bb2c»]

  • Lote de revistas sobre embarazo y crianza (algunas todavía en sus envoltorios originales).
  • Juguetes en mal estado.
  • Juguete de encajables DIY que hice hace años con materiales reciclados (caja de zapatos y tapones de botellas de diferentes tamaños).
  • Cremas y potingues varios que llevaban una eternidad abiertas y no usaba.
  • Cremas y muestras de productos para bebés que nunca utilicé (encontrar me supo mal encontrarlo, porque la mayoría de productos de este tipo los regalé en su momento a personas que sí los utilizaban, y ahora ya estaban caducados).
  • Una bolsa de almacenaje de juguetes que realmente nunca se aguantó de pie sola.
  • Adornos navideños que pasaron a mejor vida.
  • Un anillo, regalo de nacimiento de mi hijo.   Una costumbre que nosotros no tenemos.
  • Muestras caducadas (todavía me pregunto de dónde salen todas estas muestras…aunque tener una hermana que trabaja en una farmacia podría explicarlo).
  • Medicamentos caducados.  Suelo revisar el botiquín una vez al año, y siempre salen varias cosas.
  • Marcos de fotos nuevos que compré hace años, pero que no pegan nada con la decoración actual.[/su_list]

[su_carousel source=»media: 3229,3228, 3227, 3226, 3225, 3224, 3223, 3222, 3221, 3220,3219″ limit=»19″ target=»blank» height=»200″ items=»3″ title=»no» autoplay=»2000″ speed=»1000″]

 

Pues esto ha sido lo que ha dado de sí enero, si te animas a participar, puedes solicitar tu acceso al grupo en facebook aquí.

Somos casi 200 personas disfrutando de este proceso totalmente terapéutico, ¿te unes a nosotras?

About The Author

Neus Virgili

Licenciada en Psicología y madre de un niño. Sé por experiencia que la maternidad es un periodo vital muy intenso en el que florecen en nosotras sentimientos y emociones para los que nadie nos había preparado, pero se convierte también en una oportunidad única de desarrollo y crecimiento personal si sabemos darnos cuenta. Neus Virgili

Comments are closed.