[Reto] Uno al Día 365 días después

reto_uno_al_dia

¿Qué tal llevas la organización de tu hogar?

¿Crees que uno de tus mayores problemas es que tienes demasiadas cosas y por eso te cuesta siempre tanto tenerlo todo ordenado?

¿O quizás crees que es la falta de espacio?

reto_uno_al_dia

Sea cual sea tu caso, si constantemente tienes que ir ordenando tus pertenencias y buscando un lugar para todo lo que tienes, centrarte en quedarte con aquello que es realmente imprescindible,  sería de gran ayuda, y en eso consiste el Reto 365 Objetos Menos.

Hace ya un año que lancé esta propuesta en la que te animaba a deshacerte de lo que ya no utilizas. 

Si empezaste en ese momento, es probable que ya hayas llegado al objetivo final: 365 (o más!) objetos menos en tu casa.   ¿Cómo ha ido la experiencia?!?!?!?!

Yo tengo que contarte que he superado con creces esa cantidad (aunque no he calculado el total, sorry, pero sí sé que mes a mes siempre eran más de 31 objetos); aunque es verdad que el ritmo que he llevado ha sido más bien irregular y no he ido a uno por día.

Por eso mismo quiero compartir contigo mis aprendizajes y reflexiones de lo ocurrido en estos últimos 12 meses.

Reflexiones tras un año

 

  • Este es un reto que se empieza con mucho entusiasmo, y las primeras semanas es tremendamente fácil ir encontrando objetos por casa que ni usamos, ni necesitamos y en algunos casos ni sabíamos que teníamos.
  • Llegamos entonces a un pico de actividad en el que se desarrolla como una supervisión que detecta absolutamente todo lo que hay en casa que sobra, y te entra el subidón: esto fuera, esto también, y esto!
  • Pero inevitablemente llega el momento en el que las cosas ya empiezan a costar, bien porque no es tan evidente (está escondido fuera de tu vista), bien porque son decisiones que empiezan a doler 😉
  • Llegado ese punto hay que encontrar la forma de mantener vivo el impulso y la motivación inicial.
  • Para esos momentos en que las opciones son menos evidentes, funciona estructurarlo habitación por habitación, mueble por mueble, y hacer sesiones intensivas de purga.  En estos casos ya no se suele hacer al ritmo de uno por día, pero en una sola tarde dedicada a examinar una cómoda pueden salir decenas de cosas.
  • Es importante tener claras tus motivaciones y recrearte en el subidón que da sacar cajas llenas de trastos de casa, mientras empiezas a crear espacio libre en tu vida!

 

La recompensa

Imagino que cada persona se une a este reto con una motivación distinta, y que las mejoras que experimentamos pueden ser distintas entre unos y otros.

A menudo pasamos por alto el coste emocional del desorden, pero está claro que vivir en un hogar más organizado nos mejora la vida.

Además, no podemos dejar de lado la satisfacción, el orgullo y esa sensación de logro que nos invade cuando conseguimos superar un reto, ¿no?

Por no hablar de dejar atrás ese pánico cada vez que suena el timbre por sorpresa; dar un nuevo rumbo a tu vida social organizando más reuniones en casa o descubrir que estás sonriendo mientras pasas de una habitación a otra (en lugar de ir maldiciendo por lo bajo mientras chocas con trastos aquí y allá).

Y por último creo que es también muy reconfortante saber que muchas de aquellas cosas que tú no estabas utilizando y que habían caído en el olvido en tu hogar, están resultando realmente valiosas y útiles para otras personas.

 

Esto nunca termina

 

Varias personas han preguntado si el reto va a volver a empezar, si va a haber una segunda edición o algo así.

Por supuesto que esto no es algo que dependa de mí, ¡cualquier momento es bueno para empezar a deshacerte de las cosas que sólo ocupan espacio físico (y mental) en tu vida.

Como ya he dicho antes, esta no es una tarea que quede completada un día determinado, puedes unirte en cualquier momento del año y es algo totalmente gradual,  que podemos ir haciendo en nuestro día a día….y puede que 365 días no hayan sido suficientes, ¿verdad? 😛

Bien, este año contamos con un día más! jajajajaja.

Y no puedo dar por cerrado este primer año del reto sin agradecer el interés y la buena acogida que la idea ha tenido, especialmente entre las más de 500 personas que han participado y compartido la experiencia en el grupo que se montó para dar soporte a este reto.  ¡Mil gracias chicas!

 

Ahora sí, mi lista de los últimos meses del año

  • 46 piezas de ropa de mi costi y mía.  Aquí hay un poco de todo: prendas con alguna tara que había ido guardando para hacer un up-cycling y convertir en otra cosa (y ya he visto que ese momento nunca llega) y prendas que se van tras hacer una purga de armario y tomar conciencia de que no necesitamos 5 camisetas del mismo color.
  • 13 piezas de ropa infantiles.
  • 4 bolsos.
  • Montones de chuches de las que regalan en cumpleaños infantiles.  Nosotros no consumimos golosinas.  Cuando vamos a una fiesta y nos las regalan, las suelo guardar durante unos días, por si el peque las reclama y tal.  Pasado un tiempo prudencial, desaparecen de casa 😛
  • 6 cajas de pequeños electrodomésticos que no están en garantía (y en algunos casos ya ni tengo!!! Qué fuerte…).
  • 2 pelotas de tenis.
  • Juguetes varios que estaban totalmente olvidados.
  • 2 Porta CDs y algún cd de datos obsoleto.
  • 1 ramo de flores artificial (?!?!?)
  • 7 libros infantiles.
  • Objeto de decoración tipo lava.

[su_carousel source=»media: 6130,6131,6132,6133,6134,6135,6136,6137,6138,6139,6140,6141, 6142, 6148, 6125, 6126, 6127, 6128″ limit=»19″ width=»1000″ height=»260″ title=»no» autoplay=»2000″ speed=»800″]

¿Cómo ha ido tu experiencia durante este año? ¿Has llegado a los 365? ¿Te quedaste corta? ¿Pasaste de largo? ¡Me encantará saber de ti en los comentarios!

About The Author

Neus Virgili

Licenciada en Psicología y madre de un niño. Sé por experiencia que la maternidad es un periodo vital muy intenso en el que florecen en nosotras sentimientos y emociones para los que nadie nos había preparado, pero se convierte también en una oportunidad única de desarrollo y crecimiento personal si sabemos darnos cuenta. Neus Virgili

Comments are closed.