[Reto] Uno al Día: Actualización Junio, Julio y Agosto

actualizacion_junio_julio_agosto

Tras 6 meses desde que empecé con el reto de deshacerme de (por lo menos) un objeto al día, debo decir que es cierto que hay momentos en los que ya empieza a costar encontrar trastos en casa.

Ojo, esto no significa que mi casa se haya vuelto un espacio completamente minimalista, ni mucho menos!, pero la verdad es que ya no es tan fácil como los primeros meses, en los que los objetos nominables eran localizados mucho más fácilmente y mi motivación y mi sensación de logro y satisfacción por los primeros resultados, estaban por las nubes.

 

¿Cómo seguir cuando te has atascado?

 

Este es un tema que ha salido de forma recurrente en el grupo de apoyo en facebook en el que compartimos avances, dudas e inquietudes.

¿Qué hacer cuando ya no se te ocurre qué más puede salir de casa?

Bueno, lo primero ENHORABUENA!!!!  Es posible que hayas cumplido con tu parte del reto, porque el objetivo no es deshacerte específicamente de 365 objetos, sino de conseguir optimizar el espacio en casa y sentirte realmente a gusto con lo que te rodea.

Así que recuerda, si sientes que tu hogar ya se ha refrescado y que tienes espacio para las cosas que realmente te gustan y usas en tu día a día…me encantará que nos cuentes tu experiencia en los comentarios 😉

Peeeeeero, si resulta que te ha invadido la indecisión y/o ya no ves nada que te llame la atención, quizás ha llegado el momento de dejar la superficie y empezar a indagar en espacios fuera de nuestra vista.

 

Inspección por zonas

 

¿Qué te parecería ir repasando habitación por habitación?  Yo incluso te diría que fueras más específica y te centraras en un único mueble cada vez.

Puedes optar por repasar un armario entero, o hacer un cajón o estante cada vez. 

Lo importante aquí es que sean sesiones de pocos minutos, y en poco tiempo verás cómo tienes esa pequeña zona depurada y despejada.

Sólo tienes que recordar dónde te quedaste la última vez, y en el siguiente rato que tengas libre o que quieras dedicarte a esto, seguir por donde lo dejaste.

Esto es lo que he hecho yo los últimos meses, me centré exclusivamente en LA ROPA.

En este caso en la ropa de mi peque, en la actualización de abril y mayo te comentaba que había conseguido clasificar toda esa ropita en dos grupos, la que se quedaba y la que no.

Pues durante el verano me he dedicado a separar la que podrían aprovechar otros niños (y la he regalado o donado), de la que estaba en muy mal estado y no se podía aprovechar.

Quizás también te interesa saber que existen organizaciones que llevan a cabo diferentes acciones para ayudar a los refugiados sirios con donaciones de ropa, alimentos, medicamentos…  Encontrarás una guía con mucha información aquí.

Para la ropa que no se puede aprovechar, puedes dipositarla en un contenedor de reciclaje de tejidos, y también existe la opción de llevarlo a una tienda H&M;  tienen una iniciativa llamada «Dale a la Moda una Segunda Oportunidad«, además de contribuir a reducir la cantidad de residuos textiles que acaban en los vertederos,  por cada bolsa que entregas te entregan un cupón de descuento para usar en su tienda.

Tienes más información sobre las condiciones y las tiendas que participan en la iniciativa aquí.

 

¿Vamos con el recuento?

 

  • 1 toalla-capa infantil.
  • 1 mochila infantil.
  • 12 camisetas de manga larga.
  • 3 camisas.
  • 7 sudaderas.
  • 8 pantalones largos.
  • 1 peto.
  • 2 camisetas de manga corta.
  • 3 pantalones cortos.
  • 2 bodies.
  • 3 camisetas interiores.
  • 6 calzoncillos.
  • 13 pares de calcetines.
  • 4 pares de zapatos.
  • 1 mordedor.
  • 1 juego de encajables numéricos de madera.
  • 1 juego de arrastre de madera.
  • 35 piezas para el contenedor de tejidos.

[su_carousel source=»media: 5089,5097,5096,5092,5091,5095,5093,5090,5098,5094,5088,5099″ limit=»19″ width=»1000″ height=»260″ title=»no» autoplay=»2000″ speed=»800″]

 

Hacía mucho tiempo que tenía toda esa ropita ocupando espacio en casa, así que estoy muy contenta por haber conseguido avanzar con esto y  por saber que todo lo que estaba en buen estado será de utilidad para otras personas.

Se avecina época de cambio de armario, así que te animo a organizar tu ropa de temporada y seleccionar todo aquello que ya no usas, ni te gusta, ni te sienta bien, para optimizar el espacio y llenarlo únicamente de prendas que te enamoren.

 

About The Author

Neus Virgili

Licenciada en Psicología y madre de un niño. Sé por experiencia que la maternidad es un periodo vital muy intenso en el que florecen en nosotras sentimientos y emociones para los que nadie nos había preparado, pero se convierte también en una oportunidad única de desarrollo y crecimiento personal si sabemos darnos cuenta. Neus Virgili

Comments are closed.