[Reseña] La Caja Mágica

La_caja_magica

 

La Caja Mágica es un libro que tenemos en casa gracias a Boolino y Madresfera, y forma parte de la Colección «Los Derechos del Niño» dirigida a niños y niñas de educación infantil y primaria y que pretenden ilustrar cuáles son los derechos fundamentales de los niños.

Cada libro cuenta una historia con preguntas y reflexiones sobre el tema tratado y Mi Caja Mágica nos habla del segundo derecho :

El niño debe estar en situación de desarrollarse de una manera sana y normal, en el plano físico, intelectual, moral, espiritual y social, en condiciones de libertad y dignidad.

El cuento empieza hablándonos de un pueblo en el que todos los niños y niñas se portaban muy mal y donde los padres estaban preocupados por sus hijos.

Hablar de niños buenos y niños malos no es algo que me guste, de hecho huyo bastante de este tipo de etiquetas porque me parece poco respetuoso, pero entiendo que es una forma coloquial de hablar…

Al seguir leyendo me encontré con que se describían como malas conductas cosas tan diferentes como «Martirizar a los animales«, «Protestar a la hora de comer» o «Ir despeinado«.

Por mi forma de educar y entender la crianza no tienen la misma gravedad ni trascendencia unas cosa que otras y debo admitir que es algo que no me gustó de entrada.

La historia cuenta cómo los padres acaban pidiendo ayuda a través de los periódicos y cómo un buen día aparece en el pueblo una mujer en bicicleta dispuesta a solucionar los problemas de esas familias con una gran caja de colorines.

Los niños, movidos por la curiosidad, deciden seguir a la mujer, preguntarle por la caja y comprobar que en su interior se esconden unas cajitas que brillan con gran intensidad.

En esas cajas acaban quedando atrapados los malos hábitos de los niños y niñas y pasan a ser «buenxs y educadxs».

Pasados los días, los padres empiezan a comprobar que los niños ya no se pelean, son respetuosos con las personas y los animales, llegan puntuales, hacen los deberes…PERO también han dejado de reír.

Finalmente los padres deciden abrir un poquito las cajas que tenían atrapadas los malos hábitos, y vuelven a cerrarlas nuevamente; provocando que algunos hábitos se escaparan y otros no.

Así, los niños empezaran a ser ordenados a veces sí, a veces no, que unas veces se portaran bien, y otras no…estando los padres contentos a veces sí, y a veces no.  😉

Y a pesar de mis reticencias iniciales, el mensaje final es fantástico: dejar que los niños se comporten como niños.

 

About The Author

Neus Virgili

Licenciada en Psicología y madre de un niño. Sé por experiencia que la maternidad es un periodo vital muy intenso en el que florecen en nosotras sentimientos y emociones para los que nadie nos había preparado, pero se convierte también en una oportunidad única de desarrollo y crecimiento personal si sabemos darnos cuenta. Neus Virgili

Comments are closed.