Receta base para quiche salada

La quiche bien podría ser el equivalente francés de la pizza en cuanto a versatilidad.

Es un plato que puede prepararse tanto para dulce como para salado y el número de combinaciones y sabores que permite es prácticamente ilimitado.

Hoy vamos a hablar de la receta básica, es decir: masa quebrada y alimentos «fijos» en el relleno de cualquier quiche salada.

Al final del post encontraréis algunas sugerencias para que este mismo fin de semana podáis preparar una que se adapte a las preferencias de vuestra familia.

 

Ingredientes para la masa quebrada

350 gr de harina, yo usé de espelta.

130 gr. de margarina a temperatura ambiente, en trocitos.

1 cucharadita rasa de sal.

1 cucharadita rasa de azúcar.

70 gr. agua.

Preparación

En un bol hondo, coloca la harina tamizada, después la margarina, la sal y el azúcar.  Por último, vierte el agua en el centro.

Empieza a amasar con las manos enharinadas.

No hay que amasar demasiado tiempo porque podría romperse al estirarla. En cuanto se hayan integrado todos los ingredientes y tenga una apariencia homogénea (con un par de minutos habrá suficiente), deja de amasar .

Forma una bola, colócala en el bol, cubre con papel film y déjala reposar en el frigorífico una media hora.

Pasado ese tiempo, estírala cuidadosamente con un rodillo hasta obtener el tamaño deseado.

Coloca la masa sobre el molde, en mi caso, es un molde de silicona de unos 22 cm de diámetro y 2,5 cm de alto, aproximadamente; y con esta cantidad tengo para dos quiches.

Si no voy a usarla en ese mismo momento, congelo la otra mitad en forma de bola y el día que quiero usarla sólo tengo que dejarla descongelar antes de estirarla con el rodillo.

Ingredientes básicos para el relleno

3 huevos

200 ml de nata para cocinar (yo uso nata vegetal de arroz).

Sal y pimienta.

Preparación

Se baten todos los ingredientes juntos y luego se añaden los ingredientes principales del relleno.

El tiempo para cocinarla dependerá del tamaño del molde y de los ingredientes que utilicéis.

Un tiempo aproximado podrían ser unos 20-30 minutos a 180º (con el horno precalentado previamente).  Pero debéis esperar hasta que el relleno haya cuajado.

Si utilizáis verduras con tiempos de cocción muy elevados, quizás será conveniente saltearlas antes de colocar en la quiche.

¿Necesitas inspiración? Aquí tienes algunas propuestas:

  • Cebolla caramelizada y queso azul (como en la fotografía).
  • Calabacín y puerros.
  • Setas y gambas.
  • Espárragos y habitas tiernas.
  • Espinacas y piñones.

¡Seguro que se te ocurre alguna otra combinación de sabores! Deja tus sugerencias en comentarios.

About The Author

Neus Virgili

Licenciada en Psicología y madre de un niño. Sé por experiencia que la maternidad es un periodo vital muy intenso en el que florecen en nosotras sentimientos y emociones para los que nadie nos había preparado, pero se convierte también en una oportunidad única de desarrollo y crecimiento personal si sabemos darnos cuenta. Neus Virgili

Comments are closed.