Postparto: Cuando las emociones y sentimientos no son los esperados

Imagen cortesía de FrameAngel / FreeDigitalPhotos.net

Imagen cortesía de FrameAngel / FreeDigitalPhotos.net

Pocas veces se encuentra información veraz sobre los sentimientos y emociones que las mujeres experimentamos tras el embarazo y el parto.  Las nuevas mamás suelen sentirse a menudo inseguras, no sólo durante los primeros días o semanas, puede ser, y es completamente normal, que ese sentimiento nos acompañe durante meses.

La falta de sueño, la adaptación a los ritmos y necesidades del recién nacido, la recuperación física y emocional del parto, son varios los factores que pueden añadirse a la revolución hormonal propia del puerperio.

Conscientes de la importancia de criar y educar a un bebé, frecuentemente luchamos contra la falta de información, de habilidades y de confianza en nuestro nuevo rol, sintiéndonos vulnerables, aisladas y con miedo a pedir la ayuda que queremos y necesitamos.

 

En los últimos tiempos nos hemos ido moviendo hacia modelos de maternidad y paternidad independientes y solitarias que nos impiden acceder a una red de apoyo donde sentirnos arropadas y sostenidas.

La falta de confianza en nosotras mismas y en nuestros recursos para hacer frente a situaciones que son completamente nuevas para nosotras aumentan todavía más la sensación de aislamiento.

Es habitual sentirse abrumada, desconcertada, engañada, triste e incluso culpable por estar experimentando estos sentimientos.

Recursos que te serán de ayuda durante el post-parto

 

  • Edúcate a ti misma:

Vive un embarazo consciente, busca activamente información contrastada que te permita hacerte una idea de las demandas y situaciones que vivirás tras el parto.

No dejes que la imagen idílica y distorsionada que vemos en la publicidad y otros medios de comunicación se convierta en el modelo a seguir.

Existen muchos tipos de puerperio, pero la imagen de la mamá perfectamente peinada y vestida que puede cocinar un estupendo pastel de arándanos en su pulcra y ordenada cocina, mientras su bebé duerme plácidamente en su habitación, dista mucho de la realidad con la que se encuentran las nuevas madres.

Puede parecer cómico, pero interiorizar esa visión ideal como la única posible, añade mucha presión a las exigencias propias de esta etapa, haciéndonos creer que hay algo en nuestro bebé o en nosotras que está fallando por no asemejarse a lo que imaginamos que la maternidad sería.

Unas expectativas reales y ajustadas a las necesidades de un recién nacido te permitirán afrontar esta nueva etapa con perspectiva, dejando de luchar contra lo que imaginaste que sería y adaptándote a tu nuevo rol de madre de forma más confiada y segura.

  • Contratar los servicios de una doula.

     

Atención emocional, ayuda e información sobre los cuidados del bebé, pautas para establecer un fuerte vínculo afectivo, información sobre lactancia materna, colaboración en el cuidado de hermanos mayores o labores del hogar… Son muchos los aspectos en los que una doula puede ayudarte en el postparto.

Sus funciones en esta etapa irán orientadas a acompañarte en la transición a tu nueva vida como madre.  Su compañía y apoyo emocional te permitirán aprender a desempeñar tu nuevo papel con confianza y seguridad.

  • Buscar una red de apoyo, física o virtual.

     

Muchas veces sólo necesitamos saber que tenemos a alguien ahí que nos presta atención, que nos diga que estamos haciendo un gran trabajo y que el comportamiento de nuestro bebé es completamente normal, es algo que reconforta enormemente a la nueva mamá.

Puede parecer simple, pero es sorprendente la tranquilidad que genera mantener una conversación con otras personas en tu misma situación, volviendo a la realidad de tu casa confiada y segura a la hora de tomar decisiones.

Estar rodeada de mujeres que están pasando por lo mismo que tú o que ya lo han vivido es un recurso increíble,  te permite compartir consejos útiles, ganar perspectiva, recuperar la confianza y aligerar notablemente la carga emocional tras el parto y durante los primeros años de crianza.

Existen varias opciones que pueden servirte de gran ayuda, pero todas tienen en común que te ofrecen el soporte necesario para disfrutar de tu maternidad con seguridad y confianza en ti misma.

 

About The Author

Neus Virgili

Licenciada en Psicología y madre de un niño. Sé por experiencia que la maternidad es un periodo vital muy intenso en el que florecen en nosotras sentimientos y emociones para los que nadie nos había preparado, pero se convierte también en una oportunidad única de desarrollo y crecimiento personal si sabemos darnos cuenta. Neus Virgili

Comments are closed.