Pañales de tela. Una alternativa que toda mamá debería tener en cuenta

¿Alguna vez te has parado a pensar en los materiales de los que están hechos los pañales desechables que usan los bebés?

Dado que son ampliamente aceptados y su uso está generalizado, muchas familias los usan sin ampliar información ni considerar otras alternativas.  Por desgracia, la mayoría de los padres no conocen la composición de los pañales que compran para sus hijos ni la toxicidad de algunos de sus componentes.

 Cuando hablamos de utilizar pañales de tela muchas personas se llevan las manos a la cabeza y te miran asombrados, porque claro, los pañales de tela esclavizan a las familias que los usan y suponen un auténtico retroceso ¿o no?

 

En realidad, los pañales de tela que se comercializan hoy en día poco tienen que ver con aquellos que usaban nuestras madres y abuelas.  Los materiales de los que están hechos también han evolucionado, así como la forma de lavarlos, encontrándonos en un momento en que existen muchas opciones disponibles para cada familia y también varias razones muy poderosas para usarlos.

Por la salud de tus hijos

 

La piel es el órgano más extenso de nuestro cuerpo y su capacidad de absorción es impresionante, la piel de nuestros hijos se encuentra en contacto permanente con las sustancias que componen los pañales durante prácticamente 24 horas al día los dos primeros años de su vida.

Mientras que los pañales desechables contienen productos químicos que pueden dañar e irritar la piel sensible del bebé, los pañales de tela suelen estar confeccionados con fibras como el algodón y materiales naturales que permiten la transpiración a la vez que cuidan y respetan la piel de nuestros bebés.

Los niños que usan pañales de tela, apenas presentan erupciones o irritaciones en la piel, lo que significa que sufren menos molestias y se sienten mucho más cómodos.

Los pañales desechables también contienen alergógenos tóxicos.  Hay bebés que incluso son alérgicos a los pañales desechables.  Son muchas las sustancias que contienen que podrían causar reacciones alérgicas, problemas respiratorios o erupciones cutáneas.

Si tu hijo está teniendo este tipo de problemas, no deberías pasar por alto la excelente opción que suponen los pañales de tela para cuidar y proteger su piel.

 

Por la salud de vuestro bolsillo

 

Cada niño utiliza un promedio de 6.000 pañales desechables durante su infancia, si echas números verás el increíble desembolso económico que esto supone para cualquier familia.

Con los pañales de tela se puede cubrir todo el periodo hasta llegar al control de esfínteres con unos 18-20 pañales, pudiendo ser reutilizados posteriormente por otros hermanos o familiares.

Además, una vez que tus hijos dejen el pañal, pueden venderse en el mercado de segunda mano, recuperando aproximadamente el 50% de su precio original, ¿increíble verdad?

No sólo ahorras durante todo el periodo en que tus hijos lo usan, sino que puedes recuperar gran parte de esa inversión.

Incluso tomando en cuenta el gasto de agua, el tiempo y el detergente, usar pañales de tela supone un ahorro significante para la economía doméstica.

Otra gran ventaja, es que puedes hacerte tu misma vuestros propios pañales de tela, existen varios patrones disponibles on-line, tanto gratuitos como de pago.  Esto reduce el coste todavía más si cabe, pudiendo utilizar materiales que tenemos en casa, como toallas y sábanas.

Por el medio ambiente

 

Sólo es necesario que tomes conciencia de las veces que debes vaciar el cubo de los pañales en tu casa para entender el impacto que todos estos residuos tienen en nuestro medio ambiente.

Imagínate el volumen de residuos que llegan a suponer unos 6.000 – 7.000 pañales desechables por niño, resulta escandaloso.

Se trata de un producto que requiere toneladas de plástico y millones de árboles para su fabricación, dañando el medio ambiente en todas las etapas de su vida útil.  Y pasadas unas horas…¡los tiramos a la basura!

Una vez que llegan a los vertederos, tardan siglos en degradarse, así pues, el pañal desechable no existe, ¡permanece entre nosotros durante mucho tiempo!

Visto lo visto no parece ninguna tontería preguntarnos cuáles son los motivos que nos empujan a seguir utilizando pañales desechables.

Muchas personas conservan una imagen de lo que supone lavar pañales de tela, asociándolo con lavarlos a mano, hervirlos y dejarse la piel frotando para conseguir que desaparezcan las manchas, nada más lejos de la realidad de hoy en día.

Efectivamente, hay que lavarlos, pero es un trabajo del que se encarga nuestra lavadora, y que no supone más que una o dos cargas extras cada semana.

Otra de las innovaciones en cuanto a pañales de tela se refiere, tiene que ver con su diseño, estilo y facilidad de uso.

La variedad que existe en el mercado es considerable:  existen pañales de tela  específicos para usar por la noche, pañales de natación o incluso pañales de aprendizaje mientras se está aprendiendo a usar el inodoro.

Hay muchas opciones disponibles para los pañales de tela, existiendo modelos conocidos como todo-en-uno, cuyo diseño y facilidad de uso se asemeja mucho al de los pañales desechables, resultando igual de prácticos y fáciles de poner y cambiar.

También admiten una gran flexibilidad a la hora de personalizar la absorbencia y existen modelos que se adaptan al crecimiento del niño,  sirviendo desde los primeros días hasta el fin del pañaleo.

Antes de descartar completamente la posibilidad de utilizar pañales de tela, deberías considerarlos como una opción y darles una oportunidad, puede que realmente tomes conciencia de su facilidad de uso, comprobando sus beneficios al cuidar la piel de tu bebé, reducir el gasto doméstico y cuidando de nuestro medio ambiente.

Me encantaría conocer tu experiencia y cuáles son los motivos (si los hay) para no haberlos probado todavía.

About The Author

Neus Virgili

Licenciada en Psicología y madre de un niño. Sé por experiencia que la maternidad es un periodo vital muy intenso en el que florecen en nosotras sentimientos y emociones para los que nadie nos había preparado, pero se convierte también en una oportunidad única de desarrollo y crecimiento personal si sabemos darnos cuenta. Neus Virgili

Comments are closed.