No Puedo Organizar Mi Casa: Top 5 Excusas Que Te Impiden Organizar Tu Hogar

 

La mayoría de nosotras intuimos o conocemos muy bien las ventajas de mantener un hogar organizado, pero a pesar de ello…¡ay cómo cuesta poner manos a la obra!

Menos estrés, más tiempo para ti, mayor sensación de control, más satisfacción

Ninguno de estos beneficios parece capaz de superar los motivos a los que nos aferramos para justificar nuestra falta de logro.

Habrá quién prefiera llamarlos razones, aunque yo tengo claro que, en la mayoría de ocasiones, se trata de EXCUSAS.

TOP(1)

Así que aquí te dejo las 5 Excusas más comunes que aparecen cuando no somos capaces de poner en orden nuestras casas, nuestras mentes y nuestras vidas:

 

No sé por dónde empezar

 

Bien, esto es algo habitual.

Nos plantamos delante de una habitación o zona de nuestra casa que tenemos totalmente descontrolada y somos incapaces de decidir cuál es el mejor lugar para empezar a recoger y limpiar.

Y acabamos optando por no hacer nada.

Si no sabes por dónde empezar, es probable que estés intentando abarcar demasiado, ¿qué te parecería dividir esa tarea que tanto te cuesta en pequeñas acciones más concretas y de corta duración?

El lugar por donde decidas empezar realmente no importa, lo que realmente dará resultados es tomar la decisión de empezar por algo y hacerlo!

Pon en marcha un temporizador, márcate 5, 10 ó 15 minutos y empieza por donde sea, ¡pero empieza!

 

No tengo espacio suficiente

 

Mantener organizadas todas nuestras pertenencias en espacios limitados es todo un reto, claro.

Pero lo cierto es que cuando existe un problema de desorganización da igual lo grande o pequeña que sea tu casa, porque el caos y el descontrol son capaces de apoderarse de viviendas de todos los tamaños.

En ocasiones disponer de pocos metros cuadrados ayuda a tomar conciencia de los artículos que son realmente indispensables… porque admitámoslo, acumulamos en nuestros hogares muchas más cosas de las que realmente necesitamos y llegamos a utilizar.

¿Necesitas espacio extra?

Empieza por deshacerte de todo lo que ya no utilizas, no sólo sentirás cómo aligeras tu carga (física y mental) también dispondrás del espacio que necesitas para lo que realmente es importante.

 

Ordenar con niños pequeños es misión imposible

 

Ingenuas de nosotras que pensábamos que nuestrxs hijxs venían (sólo) con un pan bajo el brazo…

Con la llegada de nuestros bebés nuestras casas suelen llenarse de ropita, juguetes, muebles y accesorios varios…

Algunos necesarios, otros imprescindibles y la mayoría totalmente inútiles (lástima que esto es algo que no descubres hasta pasado un tiempo).

Y cuando nuestros hijxs ya son capaces de moverse, desplazarse y jugar por sí mismos, resulta que lo mueven todo de sitio y suelen ser más rápidos sacando que nosotras ordenando.

Pero eso no significa que debamos resignarnos, hay muchas cosas que puedes hacer para evitar que los juguetes de tus hijos invadan y conquisten tu casa.

De todos modos, aunque tengas el mejor sistema de almacenaje del mundo, la mayoría de niñxs no poseen una tendencia natural que les impulse a devolver las cosas a su lugar; a veces incluso no saben exactamente dónde deben colocar sus juguetes o no ven todavía la necesidad de hacerlo.

Si consideras que no vale la pena organizar porque siempre van ellos detrás desorganizándolo todo, ese será justo el mensaje que transmitirás a tus hijos, que no vale la pena, que no es algo que valores.

¿Necesitas algo más de ayuda? Puedes consultar algunas de mis estrategias para enseñar a los niños a mantener en orden sus juguetes.

Escondernos detrás de nuestros hijos para no tomar decisiones no es la opción más adecuada, no nos ayuda a tomar conciencia de los verdaderos motivos que nos mantienen estancadas, ni nos ofrece el espacio para buscar soluciones.

 

Es que realmente no me apetece

 

Bueno, esto es así.

Si ser organizado fuera fácil, divertido e interesante para todo el mundo, ni yo estaría escribiendo este artículo, ni tú lo estarías leyendo en estos momentos.

Hay muchas personas que no son organizadas de forma natural, cualquier pequeño paso les cuesta y todo se les hace un mundo.

Yo no disfruto ordenando las cosas (igual que no salto de alegría pasando 60 minutos sudando en el gimnasio).

Lo que realmente me motiva es lo que experimento después de ese esfuerzo, cómo me siento conmigo misma y el tiempo extra que consigo para dedicarme a cosas que realmente me encantan.

Conseguir mantener mi vida organizada me permite disfrutar de muchas otras cosas que van más allá de la simple organización, me permite avanzar en mis metas y objetivos.

Todas estamos cansadas, todas pensamos que podríamos estar haciendo cosas mejores, más divertidas, que nos proporcionarán satisfacción instantánea…

Cuando sientas que la tentación te está venciendo, piensa en los beneficios que experimentarás al finalizar la tarea, lo contenta que estarás, lo orgullosa que te sentirás al haber hecho algo que era todo un reto para ti.

Y a medida que vayas experimentando esos resultados y esas emociones satisfactorias, una vez, y otra vez, y otra, verás cómo cada vez te costará menos hacer este tipo de actividades.

 

No tengo tiempo para organizarme

 

Esta es mi excusa “favorita”.

¡En serio!

Porque si consigues dejar de lado por un momento todo ese abarrotamiento mental que te lleva a pensar así, verás que mantener tu vida organizada requiere mucho menos esfuerzo y tiempo  del que empleas pierdes dejando que el desorden siga gobernando tu vida.

Ser desorganizada te está costando tiempo, te está haciendo perder minutos, horas y días!

Y hay otro tema sobre el que he hablado muchas veces y no me canso de repetirlo:   si esperas a hacer las cosas cuando tengas tiempo para hacerlas, es más que probable que nunca las hagas!

El tiempo no te aparecerá de la nada, el tiempo ya lo tienes, 24 horas al día para ser más exactos!

Así que no necesitas más tiempo, necesitas utilizar el tiempo que ya tienes de forma que consigas resultados.

Déjame que te pregunte algo:

Alguna vez, a pesar de ir hasta arriba de trabajo y compromisos, sorprendentemente has sido capaz de encontrar tiempo para quedar con una amiga, o ponerte con un proyecto de costura, o ver 2 capítulos de tu serie favorita?

El tiempo lo tienes, cuando algo te interesa especialmente encuentras la forma de incluirlo en tu agenda, así que quizás deberías preguntarte… “Realmente quiero hacer esta tarea?».

Porque si para ti no es una prioridad, está claro que SIEMPRE encontrarás algo mejor que hacer.

Es que sólo tengo 5 minutos…

Bueno, te aseguro que 5 minutos bien aprovechados pueden crear grandes diferencias.

¿Qué pasará si no utilizas ni esos cinco minutos?

Lo has adivinado, no pasará nada, todo seguirá igual.

Pensamos que no tenemos tiempo porque en nuestro subconsciente habita la idea de tener que ordenarlo todo de golpe, es una mentalidad de todo o nada.

Pero esa es una idea errónea, no podrás volver a colocar todo en su sitio de una sentada.

Y aunque así fuera, sólo conseguirías desanimarte porque tras una o dos jornadas maratonianas, las cosas volverían a desorganizarse rápidamente.

Es mucho más efectivo hacer un poco cada día e ir instaurando esos nuevos hábitos paso a paso, para que cuando por fin tu casa luzca como tú quieres, ya tengas automatizadas las rutinas que te ayudarán a mantenerla en orden.

Cuantas más validez des a estas excusas, más tiempo seguirá el desorden creciendo y creciendo en tu casa y más se irán descontrolando las cosas en tu vida.

Puede que hayas llegado hasta aquí agobiada, preocupada o incluso sintiéndote culpable por haber tomado conciencia de este tipo de creencias que no te ayudan a librarte del desorden, ¡pero no te preocupes!

Todos, absolutamente todos, encontramos excusas para avanzar.

El problema viene cuando nos quedamos paralizadas por el miedo, cuando dejamos que las excusas se conviertan en verdades inamovibles y no hacemos nada para cambiar una situación que no nos gusta.

Si te has sentido especialmente identificada con alguna de estas justificaciones, piensa en qué puedes empezar a hacer hoy para cambiar la situación, qué pequeño paso puedes dar ahora para estar un poco más cerca de tus metas.

Piénsalo bien.

Y hazlo.

About The Author

Neus Virgili

Licenciada en Psicología y madre de un niño. Sé por experiencia que la maternidad es un periodo vital muy intenso en el que florecen en nosotras sentimientos y emociones para los que nadie nos había preparado, pero se convierte también en una oportunidad única de desarrollo y crecimiento personal si sabemos darnos cuenta. Neus Virgili

8 Comments

  • Clara

    11 febrero, 2015

    Qué post tan ineteresante. Totalmente identificada. Aunque yo, afortunadamente soy organizada a veces me ofusco porque no está tal y como a mi me gustaría. Me agobia la casa desordenada pero a veces con niños hay que tomárselo de manera memos perfecta!

    • Neus Virgili

      11 febrero, 2015

      Sí, el perfeccionismo no ayuda! A menudo nos lleva a ese pensamiento de todo o nada, o la casa está como a mí me gusta, o ya no me pongo a hacer nada porque total… Muy importante tomar conciencia de este tipo de creencias! Un beso!

  • Julita García

    13 febrero, 2015

    Lo describes tal cual. Mi excusa es la primera y la cuarta. Jajajaj. Llevo desde las 7 remoloneando y no hay manera de arrancar. Así que os abandono( pero sólo media hora, eh?) y me pongo a recoger el lavavajillas, poner la lavadora y tirar un par de cosinas. Y así mañana me dedico a coser y disfrutar y por la noche a cenar con el mi hombre! Muchos besos!

    • Neus Virgili

      13 febrero, 2015

      Pues están bastante relacionadas ambas! Venga que el primer paso es tomar conciencia, ánimo!!! Un besote y a disfrutar de esa cena! 😉

  • Zena Medina

    10 marzo, 2015

    genial, ya me suscribí, a ver si contigo logro organizarme un poco! jejeje, un besito guapa
    pd. vengo de Frikymama´s Blogger Club 😉

    • Neus Virgili

      10 marzo, 2015

      Me encanta tenerte por aquí!!! Te conocí a través de la propuesta 50 cosas sobre mí, que encontrarás por aquí también 😛

  • Yullss

    30 diciembre, 2016

    Estoy pasando justamente por esa etapa, no consigo ordenar nada y cada vez el desorden va ocupando toda mi cas.
    Padezco de migrañas y van en aunevtu.
    Duermo entre montañas de ropa, zapatos, y demás cosas amontonadas.’
    Dejo de salir para ordenar la casa y al final no hago ni una cosa ni otra.
    Me siento turiste, deprimida y me siento mal conmigo misma.
    Me odio por ser así y no ponerle remedio.
    Necesito ayuda pero no quiero que nadie entre en mi casa y sepa lo que me ocurre.
    Estoy desesperada y me odio a mí misma….

    • Neus Virgili

      5 enero, 2017

      Hola Yullss, seguir como estás, ¿dónde crees que te va a llevar? Necesitas hacer ALGO, lo que sea, pero EMPEZAR A TOMAR ACCIÓN YA. Entiendo que te dé apuro que otros sepan cómo está tu casa, pero pedir ayuda es algo sanísimo, y que te vayas cerrando cada vez más en ti misma, con esas emociones y pensamientos tan negativos sobre ti misma, no va a beneficiar a nadie. Si necesitas cambiar las cosas, tendrás que hacer cosas distintas. Adelante, da el primer paso, sólo el primero! Que luego ya vendrán los demás. Un besote y mucho ánimo.