Lo que aprendí preparando el regalo del día del padre

¿Qué te parecería un regalo que resulta lúdico para los más pequeños y supone una terapia desestresante para los papis? Seguro que te interesa, ¿verdad?   Pues este es precisamente el beneficio de esta camiseta-mapa-hogar-del-masaje.

camiseta_mapa_terminada

Cuando vi la idea en pinterest pensé que era algo asequible, que podría hacer a pesar del poco margen de tiempo y que sería un regalo que papa e hijo disfrutarían juntos…  Lo que no imaginaba era que yo también tendría la oportunidad de vivir en mis carnes varias lecciones de vida.

 

Importancia del Feeling entre pegamento y usuaria

He descubierto que la silicona líquida ideal para fieltro es muy puñetera…  A pesar de ser la segunda o tercera vez que utilizaba este bote de silicona, descubrí al ir a buscarlo que gran parte de su contenido había desaparecido…o casi.

silicona_liquida

Había quedado almacenada tumbada y con el tapón abierto, por lo que el contenido estaba desparramado por el interior del armario y alrededor de ella.

En la fotografía comprobaréis que es el pegamento es de una calidad exquisita, una vez endurecido, no hay quién lo suelte.

Pues bien, me enfrenté a la meticulosa y repetitiva tarea de pegar vaaaaaarios trozos de fieltro, con un bote prácticamente vacío que tenía que poner boca abajo a cada pieza (para que fuera bajando el pegamento), pero sin dejarlo así mientras pegaba las piezas, porque habría vuelto a perder el contenido.

El resultado de querer acelerar el proceso y forzar su vaciado ha provocado que tenga una especie de agujetas en los dedos de la mano…cosa que no creía posible hasta hoy; espero que mi señor costillo valore el sacrificio 😉

 

Planificación, planificación, planificación

Bien, para tener éxito en la vida es imprescindible planificar, eso ya lo tenía claro, así que ya hace días que tenía en mente cuál sería el proyecto con el que sorprenderíamos al padre de la criatura.

No obstante, un día antes me di cuenta de que el resultado iba a depender demasiado de la colaboración/participación/disposición del peque, así que no quise arriesgarme e improvisé un plan B, la camiseta masajeadora.

Esbozo_camiseta

Hasta aquí bien.

Una vez tuve claro cuál era el nuevo objetivo, empecé a visualizar el proyecto final, para cotejar que las dimensiones cuadraban, comprobar si el resultado sería el esperado, etc.

En este punto hice un esbozo de lo que quería e incluso una lista de la compra de todo lo que iba a necesitar y no tenía en casa.

De momento, tengo clara la meta.

 

Destino sin mapa

Pero el APRENDIZAJE en mayúsculas vino durante el making off.

Como ya comenté en esta entrada, de nada sirve tener muy claro hacia dónde vas, si no sabes cómo llegar hasta allí… Y metí la pata…varias veces.

Me dejé llevar por las prisas y empecé a improvisar para terminar la camiseta a tiempo, sin parar a pensar en una secuencia lógica de lo que tenía que hacer, así que fui cometiendo fallo, tras fallo, tras fallo.

  • Empecé traspasando el esbozo a la camiseta, con marcador para tela, bien.
  • Luego decidí dibujar todo el mapa y sus detalles con rotulador para ropa, pero a medida que iba avanzando iba viendo que el resultado no era el esperado, las líneas no quedaban bien definidas, se notaban muchos saltos y falta de precisión.
  • Mi primera idea fue repasar todo el mapa de nuevo, pero tras la primera línea ya vi que eso no mejoraba el acabado.
  • Todavía estaba pensando cómo lo retocaría para que tuviera buen aspecto cuando me di cuenta de que era mejor abandonar la idea del rotulador, y pasarme al fieltro, ¡oh! Pero en ese momento ya había planchado la tinta para fijar la impresión.
  • Bueno, no estaba todo perdido, sólo tenía que asegurarme que los trozos de fieltro fueran idénticos a las lineas y ya estaría…como si eso fuera sencillo.
  • Una vez pegado todo el fieltro correctamente, me di cuenta de que aún se veían las marcas hechas con el marcador textil, aquel que había utilizado para trazar el esbozo en la camiseta… y que no era de los que se iba en contacto en agua, sino que tenía que lavar la camiseta.  ¡¡¡¡¡Horror!!!!! ¿Tendría tiempo de secarla?

Sólo os diré que el fieltro, por supuesto, se despegó de algunos sitios y que tuve que pasar a un plan C ó D ó E, a estas alturas ya había perdido la cuenta.  Y acabé cosiendo el fieltro con la máquina de coser…toda una aventura también.

La verdad es que visto el resultado nadie diría que hubo momentos en los que pensé que este año el papi se quedaba sin regalo, pero bueno, ahí está.

Les ha encantado a ambos y no han podido evitar empezar a usarla de inmediato, eso es lo importante.

jugando_camiseta_mapa

camiseta_mapa_enacción

 

About The Author

Neus Virgili

Licenciada en Psicología y madre de un niño. Sé por experiencia que la maternidad es un periodo vital muy intenso en el que florecen en nosotras sentimientos y emociones para los que nadie nos había preparado, pero se convierte también en una oportunidad única de desarrollo y crecimiento personal si sabemos darnos cuenta. Neus Virgili

Comments are closed.