La peluquera me regaló toda una lección de vida

nuestros_pensamientos_crean_nuestra_realidad

nuestros_pensamientos_crean_nuestra_realidad

Hoy quiero contarte algo personal…hace unos días fui a la peluquería, no a la de toda la vida ni nada así (que ahora me queda a bastante distancia)….decidí «probar fortuna» en la que tengo más cerca de casa…

Soy muy consciente de que tentar la suerte en este tipo de cuestiones es arriesgado, especialmente cuando hablamos de cortarnos el pelo, no???

Cuesta muuucho encontrar una peluquera que entienda que cuando quieres que te corte sólo las puntas, NO ESTÁS HABLANDO DE 15 CENTÍMETROS DE TU PRECIADA MELENA!

Precisamente porque ya he vivido experiencias de todo tipo, ya hace tiempo que no me arriesgo a quedar a merced de su creativa interpretación y llevo conmigo dos fotografías.

DOS.

Del corte que quiero, una por delante y otra de perfil.

¿Suena exagerado?

La verdad es que sólo intento minimizar efectos no deseados.

Pero está visto que esto a veces no depende exclusivamente de una misma….

Resultó que salí de la peluquería con un corte y un peinado que no tenía nada que ver, PERO NADA, con lo que yo le había enseñado a la chica.

No es que  fuera para ponerse un gorro antes de salir de casa, pero no era lo que yo quería,  ni aquello a lo que estoy acostumbrada.

 

El shock de la mañana siguiente

 

Lo peor vino al despertarme al día siguiente, me había cortado el pelo tan corto, que era incapaz de peinarlo ni alisarlo, y se me llevaban todos los demonios…

Empecé a pensar en los vídeos que tengo programado grabar los próximos días..

En que me iba a sentir incómoda con mi imagen..

En que tendría que esperar a que me volviera a crecer el pelo…

En fin, toda una serie de imágenes y pensamientos apocalípticos que poco a poco se iban convirtiendo en excusas para posponer ciertas cosas…

Pero de repente hice CLICK, y todo cambió.

 

Creamos la Realidad Con Nuestros Pensamientos

 

Decidí lavarme el pelo y secarlo de una forma distinta a como tengo costumbre, y descubrí un nuevo look que me gustaba.

Y entonces empecé a pensar en que iba a ahorrar mucho dinero en champú, y que por las mañanas tardaría mucho menos en secar el pelo, que no tendría que abusar de la plancha para dejarlo liso, que estaría lista en menos tiempo…

En fin, de repente todo se estaba convirtiendo en VENTAJAS.

Ante una misma situación, cada persona hará una interpretación diferente, única  y personal, pero algunas vemos el vaso medio lleno y otras medio vacío.  Lo importante no son las circunstancias en sí, sino en qué decides enfocarte. 

Porque si algo tengo claro es que NOSOTRAS DECIDIMOS cómo interpretamos todo lo que nos sucede y así es como vivimos nuestra vida, nuestros sueños y nuestras frustraciones.

 

¿Qué lente vas a escoger para interpretar tu vida?

 

Tenlo siempre muy presente: aquello que piensas, es lo que condiciona tu forma de experimentar el mundo, y si crees que el mundo es una mierda, efectivamente, ese es el filtro que utilizarás para interpretar todo lo que te sucede.

Cada vez que te descubras a ti misma en fase tremendista y por-qué-me-tiene- que-pasar-a-mí-esto, corta ese hilo de pensamientos que realmente no te ayudan a sentirte ni más bien, ni más realizada, ni más feliz.

En lugar de rendirte, empieza a pensar en todas las cosas maravillosas que ocurren a tu alrededor, y en todo aquello que tú sí puedes hacer para cambiar las cosas.

IMG_20150927_153833Porque cuando cambiamos nuestra forma de pensar, y nos enfocamos en las oportunidades, las soluciones y las alternativas a nuestros problemas se hacen visibles rápidamente.

PD: ¿Pensabas que no te iba a enseñar mi nuevo look? Así es cómo ha quedado después de darle mi toque personal 😀

About The Author

Neus Virgili

Licenciada en Psicología y madre de un niño. Sé por experiencia que la maternidad es un periodo vital muy intenso en el que florecen en nosotras sentimientos y emociones para los que nadie nos había preparado, pero se convierte también en una oportunidad única de desarrollo y crecimiento personal si sabemos darnos cuenta. Neus Virgili

8 Comments

  • Jessica Gestoso

    1 octubre, 2015

    Pues estás estupenda 🙂
    Y tienes toda la razón, cuando te pones en plan negativo te hundes más. Aunque reconozco que a mi, a veces, me cuesta un montón cambiar el chip.

    • Neus Virgili

      1 octubre, 2015

      Cuando entramos en barrena somos de lo peor! Así que es toda una suerte tener una segunda vocecita que te grite, ¿PERO QUÉ DICES?!?!!?!?!? ESPABILA!!!!!» xD

  • Yolanda Lorenzo

    2 octubre, 2015

    Estas preciosa,Neus!!! Te queda genial. Podrá ser exagerado,como tu dices, pero cuando decidí hacer el cambio de Look de melenaza a pelo corto y desigual, hice todo un book de fotos de todos lo ángulos para enseñarlo a mi peluquera de siempre. No porque no confié en ella, sino que no confió en mi, para explicar lo que quiero, en temas de peluqueria soy un desastre…jeje. Yo estaba más tranquila,ella cogió la idea desde la primera imagen y yo salí encantada. Y si, cuando tiene peques y con el corte que te has hecho, ahorras muchísimo tiempo en ponerte como un bombón, a mi me anima a improvisar más looks, que cuando lo tenía larga, con el que acababa con una coleta y listo. Te doy toda la razón, una misma situación puede ser interpretada de mil formas distintas…esto sólo depende de la gafas que te pongas al mirarla.

    • Neus Virgili

      2 octubre, 2015

      Ayyyyy eso me pasó a mí mientras me estaba cortando, que veía que noooo que noooo que por ahí no vas bien, pero era incapaz de explicarle cómo tenía que hacerlo. Y ya sabes, cuando siempre tiramos a «lo cómodo», no sucede nada interesante 😉

  • Patricia

    2 octubre, 2015

    Estás guapísima y dices verdades como templos 🙂

    • Neus Virgili

      2 octubre, 2015

      Gracias Patricia! Me encanta saber que te ha gustado 😀

  • Leila

    2 octubre, 2015

    Bella, bella, bella!!! Me encanta tu nuevo look!!!!