Cuidando a Mamá. La importancia de la organización

 

Hay demasiadas madres por ahí que se sienten constantemente bajo presión.

Obviamente, cuando se tienen hijos, el estrés y la preocupación vienen aparejados, sin embargo, no hay ninguna razón por la que tengamos que estar siempre estresadas.

Si eres madre, no te será difícil entender por qué tantas mujeres se sienten así, no sólo se preocupan por mantener su casa ordenada mientras trabajan dentro o fuera de sus casas, también tienen que preocuparse por tener siempre ropa limpia para sus hijos, algo listo para comer, asegurarse de que se cumplen los horarios de toda la familia y un largo etcétera.

 También hay madres que son muy buenas organizando las fechas y acontecimientos importantes, pero que se estresan al comprobar que tienen la casa hecha un desastre, centrándose más en la organización de sus hogares que en la lista de tareas pendientes fuera del hogar.

Todos estos pensamientos y preocupaciones aumentan nuestra carga mental y hacen que a menudo nos sintamos superadas.  Es por esto que es muy importante que, como madres, encontremos la manera de organizarnos.

Es increíble descubrir  lo bien que nos sentimos y cómo se nos aclaran las ideas una vez que nuestras vidas están organizadas (o por lo menos sentimos  que nosotras mismas tenemos el control en la organización).

El orden y la planificación pueden presentar muchas caras distintas y ser diferentes de una persona a otra:

 

  • A otras madres, les gusta usar una pizarra donde poder comprobar visualmente todo lo que tienen pendiente de hacer y lo que ya está hecho.

 

Son varias las estrategias que podemos usar para planificarnos y también el tipo de tareas que organizaremos, pudiendo incluir cualquier tipo  de información, desde citas con el dentista hasta dejar marcado en el calendario el día fijado para descolgar las cortinas y limpiarlas o dar la vuelta al colchón de la cama.

Esta variedad de escenarios nos permite ver que hay muchas maneras en que las madres podemos  llegar a organizarnos, lo importante es encontrar la mejor manera para cada una, centrándote en la mejor forma para reducir tu propia fuente de estrés.

Una vez sepas qué es lo que más te preocupa, qué te carga mentalmente y te imposibilita ser ágil en el resto de tareas, podrás empezar a organizarte en esa área concreta de tu vida.

Además, no sientas como si tuvieras que hacerlo todo por su cuenta, las familias más saludables son aquellas en que sus miembros se ayudan unos a otros.

Si eres el tipo de persona que no puede enfocarse en nada más cuando tiene la casa patas arriba, puedes plantearte hacer una tabla de tareas y asignar a cada miembro de la familia una misión concreta para esa semana.  Esto te ayudará a reducir drásticamente la ansiedad, liberándote de una buena parte de tu carga mental.

Reducir los niveles de estrés es muy importante, como individuos y como madres.  Por norma general, cuando nos sentimos menos estresadas es cuando estamos más contentas y relajadas, y somos una compañía mucho más agradable para nuestra familia.

Una vez que aprendas a gestionar las tareas que te preocupan y te hacen sentir colapsada, serás más capaz de concentrarte en aquello que es realmente importante, tu familia.

¿Necesitas más motivos?

¿No te parece que hoy es un buen día para empezar a organizarte?

About The Author

Neus Virgili

Licenciada en Psicología y madre de un niño. Sé por experiencia que la maternidad es un periodo vital muy intenso en el que florecen en nosotras sentimientos y emociones para los que nadie nos había preparado, pero se convierte también en una oportunidad única de desarrollo y crecimiento personal si sabemos darnos cuenta. Neus Virgili

Comments are closed.