10 estrategias para favorecer la autonomía de tus hijos

 

laura_torrentEste es un post invitado de Laura Torrent, autora de The Little Coccinelle.    Gracias Laura!

Uno de los temas que más me ha costado desde que soy madre es la organización del tiempo, de la casa, de las tareas y de la vida en general.

Una cosa que había tenido clara desde siempre era que quería tener hijos pero sin que esto me conviertiera en una sirvienta!

Sí, lo sé que suena muy fuerte así escrito.

Me explico.

Estoy segura que conoces a más de una madre que aún le da de comer a su hijo con 3 años o que le ata los zapatos con 7 o que el niño no es capaz de quitar el plato de la mesa con los 8 años cumplidos.

Te suena a algo, ¿verdad?

Pues la solución es potenciar su autonomía desde que son muy pequeños.

estrategias_para_favorecer_autonomia

Nuestros hijos son pequeñas personas y como tales debemos ayudarles a potenciar su capacidad de ser autónomos.

Cada uno es diferente y tiene que desarrollar progresivamente y satisfactoriamente su autoestima, su personalidad y su autonomía.

Si no abordamos este tema cuando son pequeños, al final nos encontramos con madres quemadas, sin tiempo, cansadas y con niños que cuando tienen 14 años no entienden porqué no les quitas tú los calcetines de en medio de la habitación.

Al principio, si no estás acostumbrada, a lo mejor te parecerá una pérdida de tiempo, pero te aseguro que a la larga te ahorrarás tiempo y lo agradecerás.

Te voy a explicar 10 estrategias para favorecer la autonomía de tus hijxs que puedes incorporar a vuestra rutina diaria, para fomentar que desde pequeños aprendan a hacer las cosas por sí mismos.

 
 

Mama no es la basura

 Sí, ríete si quieres.

El típico: «Mama, aquí tienes la piel del plátano!» Y la criatura sale corriendo,  se puede evitar.

Seguro que muy cerca, tanto si estás en casa como fuera de ella, hay una basura cerca y es capaz de utilizarla.

Podéis hacerlo juntos al principio y al cabo de muy poco tiempo tendrá claro que lo puede hacer directamente solo.

 

La ropa sucia

¿Cuántas habitaciones caóticas has visto en tu vida?

Cada familia lo hace como quiere (o muchas veces como puede) pero un buen consejo es que cada uno lleve su ropa sucia a lavar.

En casa tenemos dos cubos según la temperatura a la que lavamos la ropa, e incluso mi hijo pequeño, de 3 años recién cumplidos, tiene muy claro dónde va cada prenda.

 

Comemos todos, ayudamos todos.

Poner la mesa o recogerla es una tarea conjunta, o incluso  puedes hacer que cada día haya un encargado de poner la mesa, por ejemplo.

Después de comer, cada uno puede recoger el plato, los cubiertos y el vaso y ponerlo en el lavavajillas.

Está claro que después tendrás que reordenarlo un poco, pero sabrán que cada uno deja sus cosas en su sitio.

 

Vestirse y ponerse los zapatos.


A partir de una cierta edad los niños pueden vestirse solos.

Sí, tardan un poco más de lo normal, pero son capaces de hacerlo y se enorgullecen de no necesitar ayuda para hacerlo.

Al principio más de un día (y a veces durante meses) van con la camiseta o los pantalones de chandal al revés, pero no es nada grave.  Se trata de que coja confianza con él mismo y fortalezca su autonomía.

Lo mismo pasa en cuando sales de casa.  Sobretodo en invierno, que si chaqueta, gorro, bufanda, botas…(y no te cuento el día que llueve).

Es esencial no perder los nervios y decidir salir de casa con tiempo, sin prisas. Cuanta más prisa tienes tú, más estresada vas, y ellos lo notan… además  la gran mayoría son incapaces de darse tanta prisa como un adulto.

 

No darles la comida con un año. Sí, es posible!

A partir de un año ya son capaces de comer ellos solos.

Al principio si comen con las manos no pasa nada de nada.  Es su proceso de familiarización con los alimentos.

Se trata de acompañarles en su proceso de maduración, no de hacer las cosas por ellos.

 

No dejes que coman solos en la mesa.

La mejor manera de enseñarles algo es con el ejemplo.

Si ve que toda la familia come junta, lo mismo y con cubiertos, intentarán imitar lo que hacen los adultos.

 

Las cosas tienen un lugar.


Cada uno lo sabe y lo puede ordenar.  Desde pequeños les puedes enseñar a recoger sus cosas, como parte del juego.

Encontrarás más información sobre cómo organizar los juguetes de tus hijos aquí, y algunos consejos para ayudar a tus hijos a mantener en orden sus juguetes aquí.

 

Cuando salen de casa, cada uno con su mochila.

No tiene que estar muy cargada, al principio sólo con la gorra o una botella de agua es suficiente. Con el paso de los años las cosas que van dentro de la mochila van aumentando.

Al cabo de poco tiempo cada uno se habrá acostumbrado a llevar su bocadillo, su agua, sus juguetes o su toalla para ir a la playa.

Esto disminuye el estrés antes de salir de casa y evita que lo hagas con 3 macro bolsas o mochilas llenas hasta arriba!

 

Cuando llegamos de hacer la compra todos ordenamos un poco.

Cada uno puede llevar  a la cocina un par de verduras o algo que no pese demasiado.

O también ordenarlo dentro de los armarios correspondientes.

 

A los niños les encanta la cocina.

Es una buena actividad para concienciarles de cuáles son los alimentos saludables.

Además  les vuelve locos ponerse el delantal y cortar zanahorias, hacer masas o preparar una pizza.

Está claro que el día que ayudan a cocinar, la preparación de la cena se convierte casi en la actividad de la tarde. Pero se sienten importantes, les gusta y les fortalece.

 

Con la práctica regular de todos estos consejos, dentro de poco te darás cuenta que tus hijos tienen siete años (el tiempo vuela!) y ya no atas cordones, no pones pijamas, sólo quitas tu plato de la mesa y algún día puntual, te levantas y tus pequeños (que ya nos son bebés, porque han crecido) han preparado el desayuno para toda la familia! 🙂

Se trata de enseñarles que entre todos lo podemos hacer todo, sin la necesidad de que haya alguien que haga mucho más que los demás.

Espero que mis consejos te sirvan para organizarte mejor y para quitarte un poco de peso de encima.

About The Author

Laura Torrent

Soy licenciada en matemáticas y madre de tres criaturas con infinita energía. Día a día intento combinar el orden y la lógica con la espontaneidad y la creatividad, para hacer nuestra vida más agradable. Me encontrarás detrás (o delante, depende de donde se mire) de The Little Coccinelle, un mini negocio, con muchos planes de futuro.

4 Comments

  • Laura

    16 abril, 2015

    Gracias Neus, por el post invitado, ha sido un placer! 🙂

  • Karina De Hiancia Fonseca

    22 abril, 2015

    Buena tarde, me ha gustado mucho este artículo y para ir directo he puesto a andar estos consejos útiles y prácticos, les comento que desde que victoria tenía un año de edad llevaba a tirar su pañal a la basura y también aprendio que las cosas que encontraba en el suelo íban de igual manera la bote. Ahora, con estas propuesta ha estado llevando su ropa sucia a una cestita que le compre para ella y con tan solo 22 meses le ayudo para que recoja su plato y lo lleve al frejadero cuando termina su comida, también recoje sus juguetes. Comía solita desde más pequeña, pero como le da por jugar con la comida y ahora tiene peso bajo soy yo quien ha tenido que ayudarle a comer, así que en este punto me tardare un poco en darle esa autonomía. Por último, les comento que eso de que cada quien carge con su mochila me parece muy bueno, por que se les enseña que cada quien lleva lo suyo, sabemos que no es que los niños lo comprendan del todo, pero con el tiempo la práctica y la paciencia lo van interiorizando y haciendo mejor las cosas, que favoreceran a su autonomía. Besos y buen día.

    • Neus Virgili

      22 abril, 2015

      Claro! A menudo nuestros ritmos chocan de frente con los tiempos de nuestros hijos, pero invertir tiempo en fomentar su economía es altamente rentable, a muchos niveles 😉