Consejos para un cambio de armario sin estrés

 

El cambio de armario por el cambio de estación es algo que nos da una pereeeeeza horrible, ¿verdad?

Acumulamos tanta ropa, tenemos que clasificar y empaquetar tantas prendas y tenemos tan poco tiempo para hacerlo, que la mayoría de las veces se acaba convirtiendo en una de esas tareas que vamos posponiendo y posponiendo y posponiendo.

Es por eso que es muy frecuente que le dediquemos un ratito puntual cuando podemos, que lo dejemos a medias en varios momentos y que nos acabemos pasando varios días (y semanas!) con montoncitos de ropa repartidos por aquí y por allá.

consejos_cambio_de_armario_sin_estrés

Cuando no se tienen hijos es igualmente una tarea pesada y poco motivadora, pero es que con los peques en casa las complicaciones y las interrupciones se multiplican y se acaba convirtiendo en una tarea eterna.

¿Sientes un tic nervioso cada vez que ves ese estallido de ropa a tu alrededor?

¡Sigue leyendo!

Porque en este artículo quiero compartir contigo mis consejos para un cambio de armario satisfactorio y sin estrés.

 

Menos es más

 

Nuestra vida sería mucho más sencilla si tuviéramos en nuestros hogares solamente aquello que realmente necesitamos, usamos y cabe de forma tranquila en el espacio del que disponemos.

Todo lo que sea atiborrar nuestros hogares con objetos y pertenencias sin ton ni son es una mala idea que repercute en nuestra capacidad para mantenernos organizadas y vivir en un hogar agradable y funcional.

Cualquier momento es bueno para hacer una inspección con mirada crítica y detectar todas aquellas cosas que realmente no necesitas, puedes hacerlo por sesiones temáticas o ir deshaciéndote de una cosa al día para mejorar tu vida.

Lo que está claro es que en cuanto tengas menos cosas, cualquier proceso de organización y/o limpieza será mucho más sencillo.

Realizar un proceso de criba antes de formalizar el cambio de armario te va a servir para deshacerte ya en este momento de todo lo que no necesitas o realmente no estás usando, en lugar de ocupar espacio almacenando cosas que no utilizarás en el próximo cambio de estación.

Y quién sabe, puede que llegue el momento en el que no necesites siquiera hacer ese cambio de estación, porque todas tus prendas estarán perfectamente organizadas en un único armario.

 

Toma de decisiones sin vacilar

 

Deshacernos de nuestra propia ropa es una de las tareas que más nos cuesta, pero realmente no tiene mucho sentido andar desperdiciando espacio almacenando piezas de ropa que no volveremos a usar nunca más.

Es probable que te sientas muy abrumada con la sola idea de pensar en deshacerte de algo…o que te aterre tomar conciencia de la cantidad de cosas que guardas en tu armario; pero como muchas de las cosas que vamos posponiendo, sólo hace falta empezar a tomar acción de forma focalizada para descubrir que cuando hacemos frente a nuestros miedos, se abre un nuevo mundo de oportunidades.

Y si te sientes totalmente paralizada sólo es cuestión de realizar un ejercicio de reflexión y asegurarnos de que en nuestros vestidores no acumulamos ropa innecesaria.

Si este proceso siempre te resulta tedioso, y temporada tras temporada te encuentras lavando y guardando en tu armario ropa que realmente no vas a usar más,  estas 5 preguntas pueden ayudarte a tomar la decisión de forma objetiva.

 

Una oportunidad para crecer

 

Si sentimos tantísima resistencia a deshacernos de nuestra ropa, aunque sabemos que con menos viviríamos mucho mejor, es porque debe existir algún motivo, aunque sea a nivel inconsciente, que nos mantiene ancladas en una situación que no es realmente satisfactoria.

Nos apegamos emocionalmente a muchísimas prendas porque forman parte de nuestra vida, nuestra historia y nuestros conflictos pendientes por resolver, y somos incapaces de dejarlos ir.

Un armario lleno de ropa que no usas, además de poco práctico o funcional, te está recordando que hay temas emocionales que tienes pendientes por resolver.

Así que suelo ver todos estos procesos como una oportunidad para conocerme mejor, ver qué me enfada, a qué me siento demasiado apegada y qué se esconde detrás de todos esos bloqueos.

Te animo a comprobar todo lo que puedes llegar a descubrir sobre ti misma tomándote ese tiempo para reflexionar sobre tus pensamientos alrededor de la ropa y lo que significa para ti.

Estos son los tres principios que me ayudan a enfrentar el proceso de cambio de armario con mayor entusiasmo y oportunidades de éxito.

Luego está la parte práctica, las estrategias y los trucos, y de eso precisamente hablamos en la Comunidad Explorando La Maternidad.

¿Te apetece ver todo lo que esta comunidad tiene por ofrecerte?  Tienes todos los detalles aquí.

About The Author

Neus Virgili

Licenciada en Psicología y madre de un niño. Sé por experiencia que la maternidad es un periodo vital muy intenso en el que florecen en nosotras sentimientos y emociones para los que nadie nos había preparado, pero se convierte también en una oportunidad única de desarrollo y crecimiento personal si sabemos darnos cuenta. Neus Virgili

2 Comments

  • pame

    28 mayo, 2015

    Justo me queda poco para ver la ropa, me tengo que poner en ello.
    Y la verdad es que tengo cosas que no eso nunca, y no la quiero botar!!!
    Pero mi problema sobretodo es de espacio, como muchos pisos….¡no se dónde dejar todo!

    • Neus Virgili

      28 mayo, 2015

      No tienes espacio y no te la pones nunca, son dos grandes motivos para empezar a tomar decisiones Pame! 😉