5 Aspectos que Te Ayudarán a Tener Una Mentalidad Ganadora para La Vuelta al Cole

como_tener_una_mentalidad_ganadora

Cualquier día del año es perfecto para empezar a organizarnos, pero parece que hay momentos clave en el calendario en los que es más fácil que decidamos cambiar las cosas.

Uno de esos momentos es la estos días omnipresente “vuelta al cole” o el fin de las vacaciones.

Con esa energía y optimismo que nos generan los nuevos comienzos, nuestra sociedad queda invadida por un sentimiento de euforia ante la promesa de un nuevo curso, una nueva oportunidad para conseguir nuestras metas….y así nos decimos a nosotras mismas que de septiembre no pasa, que por fin vamos a conseguir organizarnos.

Pero ¡oh! Es una sensación y un subidón que suele durar más bien poco…y rápidamente nos deshinchamos y volvemos a los viejos hábitos, aquellos que no nos permiten realizar los cambios necesarios para crear nuestra vida en nuestros términos.

Y hoy quiero hablarte de un aspecto que creo que es fundamental para cualquier cosa que quieras conseguir en la vida, se trata de desarrollar la mentalidad adecuada.

Abajo el victimismo

Voy a ser muy clara porque me parece importantísimo tomar conciencia de esto:  todo el tiempo que pasas quejándote de lo injusto que es todo; de lo horribles que son los madrugones y los problemas que tienes para conseguir A o B; es tiempo y energía que no estás dedicando a buscar soluciones.

Hay personas que quedan totalmente atascadas en esos argumentos y eso les impide ampliar su campo de visión y dirigir su atención hacia la creación de oportunidades.

Seguro que si empiezas a prestar atención a tus conversaciones (tanto con otras personas como contigo misma),  detectarás rápidamente  que la mayoría de las personas atiborramos nuestros diálogos de argumentos más que cuestionables que nos pasamos el día repitiendo y defendiendo.

Pero hay que cambiar esta forma de pensar, escudarnos en el «Pobrecita de mí que no tengo tiempo para nada«, no nos ayuda a generar el tiempo que merecemos y necesitamos para disfrutar de nuestras vidas.

Así que te propongo que desde ya, empieces a tomar conciencia y detectar este tipo de pensamientos  que no te ayudan a avanzar, y optes por sustituirlos por otros que te devuelvan la confianza en ti misma.

 

Buscar soluciones

El segundo paso es completamente natural, viene a continuación, y es que en el momento en que dejas atrás las excusas, pones fin a ese atasco mental que te impide avanzar y tienes la posibilidad de empezar a crear soluciones.

Cada vez que te pase por la mente un “Esto a mí nunca me ha salido”, “Esto a mí me cuesta una barbaridad”, “Conseguir tal es muy difícil….”; haz algo nuevo, deja de pensar en el problema y en lo complicada que es la vida, y pon toda tu energía a trabajar para dar con una o más soluciones.

¿Qué podría hacer yo para….?
¿A quién podría pedirle ayuda para….?
¿De cuántas maneras distintas podría enfocar esto…?

 

Suelta lastre

Quién levante la mano quién alguna vez haya exclamado desesperada “Es que siempre tengo que hacerlo todo yo”.

Ainsssss, solemos quejarnos hasta el exceso de la falta de apoyo que tenemos en muchas tareas relacionadas con la crianza de nuestros hijos y las tareas propias del hogar, pero la verdad es que también para eso existen soluciones!

La maternidad nos rompe las rutinas, las costumbres y nos expropia de nuestro tiempo, pero tampoco hay que utilizarlo como excusa para todo.

Llega un momento en que nuestros bebés ya no son tan bebés; ya son niños (pequeños, con sus necesidades y sus emociones sí), pero capaces de asumir ciertas tareas que suponen un paso más hacia su independencia, que les ayudan a sentirse útiles y que a la vez que refuerzan su confianza y autonomía, te ayudan a ganar tiempo.

A veces las madres pecamos de un exceso de protección, otras simplemente es que tenemos mucha prisa y otras simplemente no nos hemos planteado que hay cosas que nuestros hijos ya pueden hacer por sí mismos.

Los niños pequeños son mucho más capaces de lo que creemos, a menudo tienen las habilidades necesarias para hacer tareas que nosotros estamos asumiendo por ellos (vestirse solos, ponerse los zapatos, recoger lo que han ensuciado…).

Y a veces andamos vistiéndoles de arriba a abajo con la mejor de las intenciones, pensando en que ya empezarán a hacerlo ellos cuando estén preparados, y lo cierto es que simplemente no les hemos dejado el espacio para que demuestren que ya pueden hacerlo.

Quizás no saldrá a la perfección el primer día, pero un acompañamiento respetuoso, basado en el ejemplo más que en la imposición o la corrección, permite que encuentren su propia forma de replicar lo que les estamos enseñando, y lo más importante, que se sientan capaces (y no veas el chute de autoestima que supone para ellos cada una de estas pequeñas conquistas).

Y si estás empezando a pensar que quizás tu hijx es demasiadx pequeñx, o que no va a poder… Revisa si nuevamente te estás enfocando en las excusas, porque ten siempre esto presente: que no lo haya hecho hasta ahora no significa que no lo sepa/pueda hacer.

 

Planificar y anticipar.

Déjame que te pregunte:

¿Estás dedicando ni que sea 5 minutos al día para pensar cómo quieres que sea tu vida?

¿Sabes si las tareas que realizaste hoy, eran realmente las más importantes?

¿Tuviste problemas por el simple hecho de no haber planificado correctamente el día?

Que los planetas se alineen para que todo salga a la perfección tal y como tú secretamente soñabas es algo que sucede en contadas ocasiones.

¿Quieres conseguir avanzar en alguno de tus proyectos?

Piensa en qué tienes que hacer para conseguirlo.

Simple, ¿verdad?

Todo el tiempo que inviertes en anticipar, planificar y trazar una hoja de ruta, recibe rápidamente una recompensa, porque en el momento en que dispones de un guión, ya sabes qué camino seguir para que las cosas empiecen a suceder.

Y en cuanto des el primer paso, por pequeño que sea, empezarás a notar cambios.

El primer paso no te lleva a donde quieres ir, pero te saca de donde estás.

 

Revisar, re-ajustar y volver a empezar.

No me cansaré nunca de repetirlo, tomar acción es lo único que te acerca a tus sueños.

Te puedes pasar media vida planificando, pensando en el sistema ideal, teniendo ideas geniales que te ayudarían a vivir la vida que quieres; pero al final, lo único que marca la diferencia es si consigues tomar acción y traducir todo lo planeado en acciones.

¡Qué vértigo sólo imaginarlo!

En el momento en que pensamos en hacer algo nuevo, nuestro cuerpo entero se rebela y pasan por nuestra mente cantidad de motivos por los que evitar tomar acción estaría totalmente justificado y por los que todavía no es el momento adecuado…

¡Error!

Si todos estuviésemos esperando a que llegara el momento perfecto no haríamos nunca nada, no conseguiríamos nunca resultados y nuestras vidas permanecerían irremediablemente estancadas.

Las personas que toman acción de forma recurrente en su vida, son conscientes de que el miedo a equivocarse no sirve para nada…

Los fallos son imprescindibles para desarrollarnos y crecer,  nos ofrecen pistas muy buenas sobre cómo podemos mejorar nuestra actuación.

Hay que perder el miedo a equivocarse y sustituirlo por el hábito de revisar todo lo conseguido.

Analizar, revisar y rectificar, por supuesto!

Ese es el verdadero cambio de mentalidad, comprender que el fracaso no existe, que cada resultado inesperado te ofrece una nueva oportunidad para hacerlo mejor.

Oportunidades.

Esa es la palabra clave.

About The Author

Neus Virgili

Licenciada en Psicología y madre de un niño. Sé por experiencia que la maternidad es un periodo vital muy intenso en el que florecen en nosotras sentimientos y emociones para los que nadie nos había preparado, pero se convierte también en una oportunidad única de desarrollo y crecimiento personal si sabemos darnos cuenta. Neus Virgili

2 Comments

  • Allie

    25 septiembre, 2015

    WOW! Maravillada de lo que somos capaces 😉

    • Neus Virgili

      25 septiembre, 2015

      Hay quien dice «Creer es poder», pero realmente deberíamos cambiarlo por «Creer que podemos, es poder». Un besote y gracias por comentar 😀