Cómo organizar la ropa de temporada

 

Cuando nos enfrentamos a la tarea de revisar la ropa de nuestros peques, no solemos tener tantos problemas como cuando lo que intentamos es hacer una limpieza y puesta a punto en nuestro propio vestuario.

¿Que les ha quedado pequeña la ropa? Pues para el que viene detrás, o para un primito…o la regalamos o la vendemos.

¿Que tiene manchas que no consigues sacar, o están desgastadas y rotas? A los contenedores de reciclaje de tejidos.

¿Que siempre que se lo ponen se quejan de que les pica, les molesta o les resulta incómodo? Fuera también.

¿Pero qué pasa cuando llegamos a nuestro propio armario y nos encontramos con prendas y prendas y más prendas de ropa que NUNCA nos ponemos, pero aún y así, nos resistimos a deshacernos de ellas?

cómo_organizar_la_ropa_de_temporada

Existe un fuerte componente emocional que nos mantiene ligadas a varias prendas, bien por lo que significan, por los recuerdos que nos traen o por el ideal que representan (sí, me refiero a ese vestido que te compraste a pesar de que te quedaba estrecho, porque te juraste a ti misma que perderías esos dos kilos que faltaban para caber en él…..hace dos años).

Ains…

Lo mires como lo mires lo único que puedes hacer es aceptar que tu ropa, aunque esté dentro del armario, también puede ser una fuente de estrés y frustración.

 

¿Dónde está el problema?

 

Vamos a asumir que todas esas prendas que no te pones, son la fuente de tu malestar porque… no existe el problema con las prendas que te encantan y usas habitualmente, ¿verdad?

De lo que se trata aquí es de conseguir un armario optimizado, en el que sea fácil encontrar lo que buscas y que contenga únicamente prendas que te enamoren.

Aunque puedes hacer una puesta a punto de tu vestidor en cualquier momento del año, el cambio entre estaciones es la oportunidad perfecta para deshacerte de lo que ya no necesitas.

Si este proceso siempre te resulta tedioso, y temporada tras temporada te encuentras lavando y guardando en tu armario ropa que realmente no vas a usar más, estas 5 preguntas pueden ayudarte a tomar la decisión de forma objetiva y saber de una vez por todas cómo organizar la ropa de temporada.

Ahí vamos:

 

¿Cuánto hace que no te lo pones?

 

Esta es la pregunta más obvia, pero no debes pasarla por alto.

Piénsalo bien, no se trata de saber si te lo has puesto en la última semana, sino de ver claramente que si en 180 días no has encontrado ni una única ocasión en la que te fuera bien usar esa prenda, es que existe algún motivo!!!

Está claro que no es una de tus prendas favoritas, o que no te queda bien o que no se adapta a tu estilo de vida… ¡Lo que sea!

Si te encuentras en una zona en la que las 4 estaciones del año están claramente diferenciadas, deberías preguntarte si conservas en tu armario prendas que no has llevado en el último año.

Si estás en una zona donde los cambios de temperatura no son tan marcados, con saber si te lo has puesto en los últimos 6 meses debería ser suficiente.

Si eres incapaz de identificar cuándo fue la última vez que usaste esa prenda, ya no tendría que volver a entrar en tu armario.

Y si  recuerdas con todo lujo de detalles la última vez que te la pusiste, pero eso te ha teletransportado a tu época en el instituto…sigue leyendo porque todavía queda trabajo por hacer.

 

¿Te la pondrías mañana?

 

Si a pesar de hacer más de un año que no te la pones, sigues pensando que merece un lugar en tu vestidor, esta es la segunda pregunta que deberías hacerte.

¿Te la pondrás mañana?

¿No?

Si ya no sabes ni cuándo fue la última vez que lo usaste, y encima eres capaz de afirmar que no sería una opción válida para tu atuendo de mañana…debe haber algún motivo que te impide deshacerte de ella.

Sigamos investigando.

 

¿Es de tu talla?

 

A ver, ¿qué sentido tiene guardar ropa de tres tallas más o menos?

¡Ninguno!

Nos empeñamos en conservar ropa que nos queda algo apretada, porque nos ayuda a mantener la esperanza, a seguir creyendo que pronto nos desharemos de esos kilos de más.

Pero eso realmente no te ayuda, sólo hace que incrementar tu culpabilidad cuando vez tras vez abres tu armario y te encuentras con esa prenda que te recuerda que fracasaste en tus propósitos.

¿Ese es el mensaje que quieres recibir cada mañana?

¡Fuera de tu vista!

En tu armario, y en el resto de tu casa, sólo debería haber cosas funcionales o que te hagan sonreír.

 

¿Vale la pena repararlo?

 

Hay prendas que guardamos en nuestro armario que no nos ponemos porque hay que ajustarlas, arreglarles un descosido, llevarlas a la modista o a la tintorería…

Si realmente fueran prendas que te encantasen estoy segura de que ya habrías tomado acción para enmendarlas.

Así que si llevan tiempo en tu armario, o en la cesta de arreglos pendientes, apuesto a que no las necesitas tanto como quieres creer.

Tal vez es algo que crees que podrías hacer tú misma, pero nunca encuentras el momento…entonces pídele a una amiga que sepa coser que te ayude, o bien decide si es realmente una prenda que valga la pena el esfuerzo y el dinero que costará repararlas.

 

¿Lo volverías a comprar?

 

Si hoy entraras de nuevo en una tienda de ropa, y vieras esa prenda, ¿te la comprarías de nuevo?

¿Valiese lo que valiese?

A veces nos apegamos a prendas simplemente por el hecho de que fueron una auténtica ganga, o porque quedaban monísimas en el maniquí, o porque nos duele aceptar que nos dejamos medio sueldo para comprarla para nada.

Pero la realidad es que a veces nos dejamos llevar por esos impulsos, y nos juntamos con prendas de ropa que ni nos gustan, ni nos sientan bien, ni tienen nada que ver con nuestro estilo de vida actual.

Si no eres capaz de encontrarle un uso en el futuro, está claro que no merece seguir ocupando espacio en tu armario.

No tienes por qué cargar con una prenda que llegó a casa en un momento de debilidad, seguro que hay otras personas a las que realmente les puede ser de utilidad.

 

Te propongo que este fin de semana te plantes delante de tu vestidor y empieces a plantearte en voz alta todas estas preguntas teniendo muy claro esto: En tu armario sólo deberían quedar prendas que te hagan sentir guapa por dentro y por fuera.

About The Author

Neus Virgili

Licenciada en Psicología y madre de un niño. Sé por experiencia que la maternidad es un periodo vital muy intenso en el que florecen en nosotras sentimientos y emociones para los que nadie nos había preparado, pero se convierte también en una oportunidad única de desarrollo y crecimiento personal si sabemos darnos cuenta. Neus Virgili

2 Comments

  • Yolanda Lopez

    23 abril, 2015

    Me encantan estos tips. Yo despues de semana santa hice limpieza de armarios, ropa y calzado. Estoy encantada por cómo ha quedado. La siguiente será en verano con el siguiente cambio de armario.

    • Neus Virgili

      25 abril, 2015

      Yo todavía no me he puesto formalmente, pero sí que ya estoy retirando cosas que no me he puesto en todo el invierno 😉 Un beso Yolanda!!!!