Tengo miedo, mucho miedo

Tengo miedo, mucho miedo

Hoy quiero hablarte de miedo. De mis miedos, de los miedos, miedos, miedos, miedos!

Así que si eres como el 99,9% de los humanos y experimentas miedo a menudo, a diario, a cada paso que das, a cada paso que te planteas dar…. Quédate, porque creo que lo que tengo que contarte hoy te va a interesar.

 

 

 

Bien, lo primero que quiero contarte (y exponerme) es que esta charla de hoy es totalmente improvisada. No tengo guión, no he escrito nada, no me he preparado nada. Y esto es algo que hace tres años me aterrorizaba.

Cuando escribía un post, cuando grababa un vídeo, cuando preparaba un guión… Al principio lo escribía y lo estructuraba todo.

Me pasaba muchísimo tiempo planificando todo lo que iba a decir, incluso cuando era un vídeo.

Lo escribía completamente, en un tono como hablado, pero luego me lo aprendía, lo cortaba y repetía… Porque quería decir exactamente aquello que había escrito.

Esto ha ido evolucionando, evidentemente.

Pasaba muchísimo tiempo preparando cada guión y en los últimos tiempos lo que he hecho es hacerme una estructura básica de los puntos que quiero tocar en el post… «Quiero hablar de esto, lo otro y lo otro, ahora una conclusión...» Y entonces empezaba el vídeo sabiendo lo que iba a decir y fijándome más o menos en si estaba siguiendo la estructura o no.

 

Todo tenemos miedo

 

Hoy es la primera vez que me pongo aquí delante sin tener ni idea de lo que voy a decir (en el sentido en que no me lo he preparado previamente). Y eso, para mí, es salir de mi zona de confort.

A ver, miedos… miedos tenemos todos, absolutamente todos. Estamos vivos, tenemos miedo.

Si hay una persona que no tenga miedo, probablemente es porque está catatónica en su casa, sin hacer nada o totalmente acomodada a una vida en la que no hace nada distinto.

Supongo que si tú no quieres hacer nada distinto, si tú no quieres cambiar, si tú ya estás estupendamente bien cómo estás, no estarás leyendo esto.

Entonces, todos los que estáis viendo, escuchando y leyéndome… Es porque queréis hacer algo distinto. Y eso nos aterra.

Nos aterra cualquier cosa que signifique un cambio. ¿Por qué? Bueno, simplemente porque, a nivel biológico, salir de nuestra zona de confort es un peligro potencial.

Si tú te estás atreviendo a hacer algo distinto, tu cerebro interpreta que te estás poniendo en peligro y por lo tanto intenta prevenirte para asegurar la supervivencia.

Hay que tenerlo claro, cualquier miedo es el paso previo a un cambio. Tú no tienes miedo si no hay algo que está a punto de cambiar.

Entonces, es imposible ser valiente si no hay miedo. No puedes hacer algo atrevido y bravo si antes no te ha dado miedo.

Es imposible ser valiente sin miedo y eso es lo que le pasa a la mayoría de emprendedores y emprendedoras, a la gente que hace cosas distintas, que crece y se esfuerza cada día.

No se trata de que no tengamos miedo, sino de que decidimos seguir avanzando a pesar de nuestros miedos.

Y ese es el mensaje que quería compartir hoy: los miedos son totalmente naturales, los miedos existen a cada paso que das, especialmente cuando emprendes online, que es un salir constantemente de tu zona de confort.

Da igual el tiempo que lleves, da igual lo que hayas conseguido, da igual los clientes que tengas, lo que hayas vendido… Porque realmente es lo que nos sucede en la vida, que nadie nos puede garantizar lo que va a pasar y hay miedo.

 

¿A qué tienes miedo?

 

Puedes tener miedo de publicar un post y pensar que va a ser un desastre, que nadie lo va a leer… O al revés, que la gente va a pensar que es una mierda o te van a contestar y te van a criticar.

Puedes tener miedo cuando lanzas una campaña, una promoción, un producto o un servicio. Miedo a que nadie te lo compre.

Pero también puedes tener miedo a que alguien te lo compre y entonces te sientas como «ay dios mío que esto va en serio, que como me lo han comprado ahora tengo que dejarlos contentos». Qué estrés pensar que vas a tener que llegar a las expectativas que tengan esas personas, ¿no?

También puede ser que lleves muchísimo tiempo vendiendo… Esto me pasó a mí hace un tiempo:

Había lanzado una serie de productos y tenía una serie de seguidoras que siempre me habían comprado todo lo que había sacado. ¡Eso es buenísimo! Porque yo sabía, por experiencia, que tenía este grupo de personas que cada vez que sacaba algo, encajaba con lo que estaban buscando, les gustaba y repetían…

Pues la vez que saqué la segunda edición de mi programa Próxima Estación: Tus Sueños, por ejemplo. ¿Qué miedo tenía? «Ostrás, es que ya me lo han comprado ¿quien me lo va a comprar ahora? Miedos inconscientes, totalmente ilógicos e irracionales.

¿Qué más miedos puedes tener? Pues a que de repente un día, aparezca la competencia y aparezca alguien que se lleve a tu audiencia.

 

Cómo evitar el miedo

 

El problema está en que tenemos miedos, hay que escucharlos y luego desmontarlos.

Porque, realmente, el problema de los miedos no es el miedo en sí (que ya hemos visto que es normal, es adaptativo y tiene la función de protegernos), sino que el problema del miedo es si nos mantiene paralizadas.

Si no haces nada, el miedo se hace cada vez más grande. Cuanto más grande se haga, más miedo vas a tener, más historias mentales vas a ir añadiendo y más peligroso lo vas a acabar viendo.

Hay algo que llevo practicando mucho tiempo y que me ha funcionado. Así que deseo que a ti también te funcione.

Cuando alguien me ofrece algo que me parece una oportunidad y entonces entra ese miedo de «esto es nuevo, ¿lo podré hacer? ¿no lo podré hacer?» La respuesta es sí. «Sí, lo voy a hacer. Lo voy a hacer, no tengo ni idea de cómo lo voy a hacer, pero sí la oportunidad ha aparecido está claro que puedo hacerlo ¿no? Yo puedo estirarme, yo puedo crecer, yo puedo aprender, yo puedo ofrecer más cosas».

Esa es una estrategia que utilizo y la verdad me funciona. ¿Por qué? Porque me pongo las pilas. Si dijera: «No estoy suficientemente preparada. No, no, no, no» Nunca lo estaría.

Nunca estamos en posición perfecta para hacer las cosas.

Entonces, cuando aparecen cosas, a no ser que sea algo completamente que digas «¿a dónde vas? ¿Cómo te vas a poner a hacer esto si no tienes tiempo, de verdad, material para dedicarlo a esto»). No sé, cosas así.

Pero si es algo que el bloqueo simplemente es: «ay, no lo he hecho nunca, es nuevo, ¿qué va a pasar?» Si simplemente son historias mentales, creencias que tienes o ese miedo que aparece. Di que sí y luego ya encontrarás las salidas. De verdad, las vas a encontrar.

Si dices que no, no las vas a encontrar, pero si dices que sí tienes la posibilidad de investigar, crecer y demostrar todo lo que puedes ofrecer.

 

Miedo a emprender online

 

Dicho esto, hace nada he estado dando un taller sobre miedos: Los 7 miedos que vas a superar para emprender online con éxito. Que si te interesa el tema, si quieres emprender, si tienes esos bloqueos que todas experimentamos (ya sea al inicio o cuando llevamos tiempo) pues te recomiendo que lo veas.

Espero que lo puedas ver y lo disfrutes porque yo creo que el taller está muy bien. Hay información muy valiosa, toques de atención importantes y vamos a profundizar en los miedos, muchísimo. Pero con un mensaje muy positivo, muy optimista, muy orientado a oportunidades y a todo lo que eres capaz de hacer.

Y hasta aquí es lo que ha dado de mí una improvisación total. Sobre miedos hay muchos temas de los que podría seguir hablando pero bueno, tampoco hace falta, vamos a dejarlo aquí.

Mil gracias por tu atención. Si hay algo que me quieras comentar, si quieres decirme que no te ha gustado nada este formato, dímelo. Deja por abajo comentarios y nos vemos la semana que viene. Un besote.

About The Author

Neus Virgili

Licenciada en Psicología y madre de un niño. Sé por experiencia que la maternidad es un periodo vital muy intenso en el que florecen en nosotras sentimientos y emociones para los que nadie nos había preparado, pero se convierte también en una oportunidad única de desarrollo y crecimiento personal si sabemos darnos cuenta. Neus Virgili

Comments are closed.