Mamás a Tiempo Completo: ¿Cómo afrontar el primer día de colegio?

Cómo afrontar el primer día de colegio

 

En estas fechas el tema estrella en la mayoría de conversaciones y tertulias es el fin de las vacaciones, la reincorporación al trabajo y la vuelta al cole de los niños.

Se trata de una época de cambios para la mayoría de familias, sobre todo si coincide con el inicio de la educación formal para los pequeños de la casa.

En España la enseñanza obligatoria no empieza hasta los 6 años, pero en la mayoría de hogares los niños inician su escolarización en el mes de septiembre del año en el que cumplen los 3 años.

Y aunque ya no son esos bebés pequeños e indefensos que nos necesitaban las 24 horas del día, aún les queda un largo camino por recorrer y todavía no tienen las herramientas emocionales para afrontar este cambio como si tal cosa.

En la mayoría de los casos necesitarán un tiempo para hacerse a la idea de todos estos cambios y adaptarse a esta nueva situación.

 

Cómo afrontar el primer día de colegio

 

Parece ser que a día de hoy los colegios en los que se permite la presencia de los padres durante unos días o el tiempo que sea necesario, siguen siendo la excepción.

Y aunque tengas la suerte de acudir a un colegio respetuoso con los tiempos y ritmos de cada niño, son muchos los progenitores que por motivos laborales no pueden quedarse durante todo el periodo de adaptación que sus hijos realmente necesitan, y su presencia queda limitada a unas horas o días contados.

Si bien es cierto las mamás a tiempo completo tenemos cierta flexibilidad en este aspecto, no se trata de una situación exenta de retos personales.

 

Separación tardía

 

Si desde el momento en que nació has tenido a tu hijx en casa y nunca has tenido que recurrir a cuidadores externos o guarderías, la incorporación al colegio va a suponer una separación forzosa casi por primera vez, y probablemente estés sintiendo unos miedos e inseguridades que otras familias dejaron atrás ya hace tiempo.

En muchos casos se pasa por esto siendo los niños unos bebés, y tú de repente te encuentras experimentando unos temores y unas inseguridades ante la inminente separación que te hacen sentir un poco bicho raro.

Puede que seas la única de tu entorno que todavía no ha pasado por eso y parece como si «a estas alturas», y «con lo mayor que está tu niñx», estos miedos fueran una tontería.

Y digan lo que digan y tenga la edad que tenga, tú eres un manojo de nervios.

¿Estará bien?

¿Hará amigos pronto?

¿Le hubiera resultado más fácil si hubiera ido a la guardería?

¿Lo pasará mal?

¿Le harán caso cuando llore?«

Hasta que llega un punto en el que incluso empiezas a plantearte si lo de empezar el colegio a los 3 años ha sido una buena idea…quizá hubiera sido mejor esperar un poco más.

 

El primer día de colegio

 

El primer día de colegio es difícil, tanto para el niño como para la madre.

Cada centro tiene sus normas y protocolos, pero lo ideal sería que tuvieran en cuenta una adaptación progresiva de los peques para que la integración en la vida escolar tuviera en cuenta sus necesidades individuales.

Tanto si el periodo de adaptación ya tiene una duración predeterminada fijada de antemano, como si el centro no limita en modo alguno la presencia de los padres, llegará un momento en el que deberás dejar a tu hijo allí sólo por primera vez (ufff!!!!!).

Sí, lo ideal sería que en algún momento te dijera “Venga mamá, vete, vete, que ya no pintas nada aquí. Ya me vendrás a buscar luego…”.

Pero ¿qué pasa si no da muestra alguna de querer quedarse a solas?

Aunque nuestro hijo se encuentre perfectamente, haya hecho nuevos amigos y se le vea feliz y contento en esta nueva situación, continúa prefiriendo que mamá siga ahí con él, y hacerle pasar por el mal trago de la separación forzosa, es duro.

El momento de decir “a partir de ahora tú te quedarás en el colegio y yo vendré luego a buscarte”, no es fácil para nadie, a ninguna edad.

 

Sentimientos de culpa y remordimientos

 

Creo que existe una diferencia fundamental entre las mamás que trabajan por cuenta ajena y deben ceñirse a unos horarios de trabajo y las mamás a tiempo completo.

Por norma general nosotras no tenemos la obligación de irnos a una hora determinada para llegar a tiempo a nuestro puesto de trabajo.

Las mamás a tiempo completo sabemos que  podríamos decidir no llevar a nuestro hijo al cole y quedarnos en casa, como veníamos haciendo hasta ahora.

Quizás no es lo mejor, pero sabemos que existe esa posibilidad.

¿Y qué le puedes responder si te pregunta por qué no puede venir contigo?

Si tiene razón, cómo lo va a entender, podríamos estar haciendo como hemos hecho hasta ahora y voy yo y le dejo en un sitio extraño lleno de desconocidos… No sería necesario pasar por esto, podría llevármelo a casa conmigo y listo…

Y estos son los pensamientos que no puedes sacarte de la cabeza cada vez que intentas decirle a tu hijo que tiene que quedarse en el colegio y que tú te vas (a casa, sin él).

La realidad es que tú también necesitas adaptarte a todos estos cambios.

 

Cómo facilitar la adaptación e integración en el colegio

 

Aunque se trate del colegio de tus sueños, confíes plenamente en el estilo educativo del centro y sepas que van a respetar completamente sus sentimientos, que no van a minimizar lo que siente, etc…  También es necesario un periodo de adaptación a esta nueva situación.

Eres la figura de apego principal de tu hijo, la persona a la que recurre cuando siente miedo, la que le transmite confianza y seguridad, la base segura desde la que explora todo su entorno.

Lo ideal sería que pudiera explorar este nuevo ambiente contigo, al menos durante los primeros días, hasta que dejara de ser un lugar extraño para él.

Adaptarse a sitios nuevos es mucho más fácil si lo hacen con la compañía de una persona en la que confían plenamente, eso les transmite seguridad y les facilita el proceso.

También llegará un momento en que su maestra se convertirá en su figura de referencia en la escuela, en la persona en la que confiará cuando le suceda algo, pero esto no va a suceder el primer día, será un proceso gradual.

 

El momento de decir adiós

 

Las despedidas son tan difíciles para ellos como para nosotras, pero una vez ha llegado el momento que mamá se vaya, lo mejor es no alargar la situación y el malestar innecesariamente.

Aunque pueda parecer una solución “fácil” y tentadora, escabullirte cuando no se dé cuenta, este tipo de acciones no ayudan para nada, es más, lo único que se consigue es aumentar la inseguridad y confusión en los niños.

Lo mejor es transmitir un mensaje breve, claro y cariñoso.  Despedirnos y recordarle que iremos a recogerle puntualmente.

Este momento es de los más difíciles, puede que incluso a ti te cuesta retener las lágrimas, pero aunque se quede llorando y triste por la despedida, habrá recibido un mensaje claro y le será mucho más fácil reponerse que si no entiende qué ha pasado ni dónde has ido.

Es probable que los primeros días se sienta inseguro, incluso irritable o molesto, también en casa; se trata de parte del proceso de asimilación a esa nueva situación.

Hay que respetar todos los sentimientos e inseguridades que experimentará durante una temporada y entender que puede que se muestre de mal humor, nos reclame mucho más, etc.

Son sentimientos totalmente normales y que necesitan ser validados y respetados.

También es posible que presente algún tipo de retroceso temporal en alguna de las habilidades ya adquiridas:  si ya había alcanzado el control de esfínteres puede que experimente algún retroceso, o que reclame tu presencia para cualquier cosa, o que le cueste dormir si no estás cerca, por poner sólo unos ejemplos.

Todo este tipo de desbarajustes son normales y forman parte del proceso de adaptación y asimilación de todos los cambios que está experimentando.

Vivas como vivas esta etapa, mi recomendación es que no pierdas de vista que se trata de un cambio positivo en el que toda la familia necesitará un tiempo para adaptarse.

No tengas miedo de hablar con tu hijx sobre cómo te estás sintiendo realmente, esto le ayudará a poner nombre a los sentimientos que también está experimentando.

Se trata de una etapa más dentro de la crianza de tus hijos que con respeto, confianza y empatía podréis superar y os servirá para estrechar lazos emocionales.

Y si ahora mismo te encuentras pasando por esta situación, puedes dejar un comentario sobre cómo estáis llevando todo el proceso.

About The Author

Neus Virgili

Licenciada en Psicología y madre de un niño. Sé por experiencia que la maternidad es un periodo vital muy intenso en el que florecen en nosotras sentimientos y emociones para los que nadie nos había preparado, pero se convierte también en una oportunidad única de desarrollo y crecimiento personal si sabemos darnos cuenta. Neus Virgili

2 Comments

  • Rose

    9 septiembre, 2014

    Hoy ha sido el primer día de cole para mi hija con 2 años y 9 meses. Nunca ha ido a guardería y ha estado siempre en casa conmigo. Se ha quedado tranquila algo seria y ha salido muy contenta. El Periodo de adptación propuesto por el cole ha ayudado bastante creo yo.estoy muy orgullosa de ella.

    • Neus Virgili

      9 septiembre, 2014

      ¡Qué gran peso te debes haber quitado de encima! Desde luego, los colegios pueden facilitar mucho el proceso. Ahora a disfrutar la una de la otra durante toooooda la tarde 😉