¿Estás cansada de ver la vida pasar?

 

¿Hace tiempo que estás estancada en una situación que no te gusta?

Puede que no estés satisfecha con tu aspecto físico, o que lleves demasiado tiempo atrapada en un trabajo que no te gusta, o que mantengas alguna relación personal que no te llena…

Estos son temas que tendemos a dejar de lado, barriéndolos bajo la alfombra, esperando a que lleguen tiempos mejores…

Pero lo cierto es que cuando se trata de temas importantes para nosotras, cuando estamos hablando de aspectos que afectan directamente a nuestra felicidad, es tremendamente difícil hacer ver que no pasa nada.

 

¿Cómo saber si hay algo que falla?

 

Fíjate en si frecuentemente te quejas de la mala suerte que tienes, de lo injusta que es la vida contigo, de lo mal que te tratan los demás… Y te quedas esperando a que sean los otros los que cambien.

En ese caso, es probable que te hayas acabado convirtiendo en una simple espectadora de tu vida.

 
 

Imagen cortesía de Serge Bertasius Photography / FreeDigitalPhotos.net

Imagen cortesía de Serge Bertasius Photography / FreeDigitalPhotos.net


 
 

Quedarnos en esa posición de indefensión, hace que nos sintamos frustradas y cabreadas con nosotras mismas,  así que es habitual que nuestro enfado y nuestro mal humor lo empiecen a notar (y a padecer) otras personas.

 

Toma distancia, toma conciencia

 

La toma de conciencia es muy importante, en todos los aspectos de nuestra vida, porque si nos saltamos esa parte, es imposible empezar a tomar acción para cambiar las cosas.

Así que déjame que te pregunte:

En alguna de esas áreas en las que no obtienes los resultados que quieres, ¿estás dejando que las cosas simplemente sucedan?

Tómate un ratito para pensarlo con calma.

Puede que exista alguna faceta de tu vida en la que no estés teniendo el papel principal, en la que no estés tomando las decisiones y te limites a tener un papel de observadora.

Puede que sin darte cuenta, hayas acabado interpretando un papel secundario en tu propia vida, reaccionando a lo que sucede a tu alrededor, y dejando que las demandas, caprichos y deseos de los demás pasen por delante de los tuyos.

Y en esa posición, en la que dejas que otros decidan por ti, es imposible tener el control sobre lo que sucede y acabas convirtiéndote en una víctima de las circunstancias.

 

La vida es muy injusta conmigo

 

Si te pasas la vida quejándote, pero no haces absolutamente nada para cambiar las cosas, no te engañes, no busques culpables ajenos, eres tú la responsable de que las cosas sigan como están y que te hayas acomodado a una situación que no te gusta.

Evidentemente existen situaciones que realmente no podemos controlar; pero normalmente, aquellas que más nos incomodan y que peor nos hacen sentir son aquellas en las que realmente podemos intervenir, y no lo hacemos.

Al final, eres tú quien decide si vas a hacer algo o dejarás que los otros decidan por ti; pero en ambos casos, tú eres la responsable de esa decisión.

 

Cambiar las cosas nos aterra

 

Abandonar nuestra zona de confort es algo que no nos gusta, pero es que si te quedas en tu zona segura, esperando y deseando que las cosas sean distintas, o que los demás te ayuden a conseguir lo que quieres, vas a quedarte como estás.

Esa posición no te permite tomar las riendas de lo que sucede en tu vida.

Además, pensar que alguien más es responsable de hacerte feliz te deja en una situación limitada en la que las opciones de crecimiento y empoderamiento son prácticamente inexistentes.

Sé que cuesta aceptar que eres la responsable de la vida que has creado, especialmente si no te gusta o no te sientes realizada; pero negar la realidad o dejar que la culpa te domine, no te va a ayudar a seguir adelante.

Esa toma de conciencia, ese reconocer que eres la responsable, es precisamente lo que te va a permitir comprender que tu papel es decisivo para crear la vida que quieres y adquieres la responsabilidad de todo lo que sucede y consigues.

Tú puedes.

Tú.

Aquí y en este momento, tienes todo lo que necesitas para cambiar tu vida.

 

Conviértete en la protagonista de tu vida

 

Abre tu mente a nuevas oportunidades, empieza a ver las diferentes opciones que tienes en tu mano y asume que depende de ti cómo reaccionar a lo que sucede a tu alrededor.

Ser la protagonista significa que tienes opciones, y que tú puedes escoger lo que es mejor para ti, que tienes en cuenta las consecuencias de tus actos y que eres responsable de tu propio equilibrio emocional.

Significa tomar acción para que cambien las cosas, que no vas a conformarte, que no te vas a acostumbrar a vivir una vida que no te llena, que no te limitas a culpar a los demás por tu falta de logro y que asumes la responsabilidad de convertir tu vida en aquello que quieres.

Ese cambio de chip te permite intentar cosas nuevas, y cuando algo no vaya como te gustaría, no culparás a la mala suerte, sino que buscarás las herramientas que necesitas para seguir avanzando.

Hasta el próximo 24 de Septiembre tienes disponible un vídeo-training gratuito centrado exclusivamente en ayudarte a reconocer los miedos y las creencias que mantienen tu vida bloqueada.

¿Te apetece que te ayude a descubrir las barreras mentales que te impiden avanzar en tu crecimiento personal?

RESERVA YA TU PLAZA haciendo click a continuación:

Training Gratuito Reserva Tu Plaza

About The Author

Neus Virgili

Licenciada en Psicología y madre de un niño. Sé por experiencia que la maternidad es un periodo vital muy intenso en el que florecen en nosotras sentimientos y emociones para los que nadie nos había preparado, pero se convierte también en una oportunidad única de desarrollo y crecimiento personal si sabemos darnos cuenta. Neus Virgili

4 Comments

  • hola Neus!!, al leer este articulo, reconozco y no sólo en este momento sino de días pasados que me encuentro en esta situación que describes, acepto ahora y sé que soy una espectadora de mi vida, creía y confieso ha sido dificil para mi aceptar que estoy en una posición comoda e una situción de mucha desventaja que no podía ni quería moverme de allí pese a los grandes conflictos que he tenido con mi esposo, no es facil y ahora mismo sé que no quiero eso para mi vida, me doy cuenta que todo lo que venía haciendo y que creí me estaba llevando a conseguir mis propositos no está funcionendo por una razón, por que mis propositos son otros y los estaba confundiendo, estaba concentrando energías en cosas concretas que no estaban llevando al camino, sin embargo esas otras cosas son también fundamentales, ahora sé que quiero lograr antes que este año termine y sé que me está costando trabajo y esfuerzo salir de allí. Estoy inconforme con la vida personal que llevo conmigo, estoy inconforme con seguir escuchando decir a los demás haz esto o aquello, se hace así, etc. Estoy harta e inconforme con seguir inmovil y no poder responder o no saber reparar y corregir a tiempo mis errores, estoy muy harta de eso, por que se crean sensaciones desagradables con uno mismo y hacia los demás y por que también se daña a terceros que en este caso sería mi hija y mi esposo. Uno de mis problemas es que me cuesta trabajo moverme y responder a mis acciones y consecuencias de esas accioneso a las acciones de otros, creo que ese es mi talón de aquiles, ser aveces muy pasiva, y me choca, me choca, ahora mismo siento enojo y frustración por ello. Estoy decidida a trabajar en ello. Hace días he comenzado a leer a Sean Covey » Los hábitos de la gente altamente efectiva»y eso me esta marcando un camino, aunque no se del todo si funciones por allí.

    • Neus Virgili

      3 abril, 2015

      Ay Karina, esa toma de conciencia es un proceso duro, en el que hay que volver a colocar muchas cosas en su lugar y descartar las que ya no tienen nada que ver con la vida que quieres llevar. Tómate tu tiempo, escúchate a ti misma y verás cómo poco a poco empiezas a tener más claras las cosas. De todo lo que leas, mira qué resuena contigo, y empieza a tomar acción en las cosas que realmente te importen. Al poner todos esos pensamientos y emociones por escrito ya has dado un gran paso. Un besote.

      • Hola de nuevo,Neus, agradesco mucho el tiempo que haz dedicado para responderme, tomaré muy encuenta las recomedaciones que me haz hecho.Gracias.