7 de Junio Día Mundial de los Derechos del Nacimiento

Tomar la decisión de tener un hijo, concebirlo, gestarlo y traerlo a la vida, deberían ser partes de un mismo proceso llevado a cabo de forma libre y consciente.  

Todas las mujeres tenemos el derecho fundamental de recibir información y atención prenatal apropiada.

Es imprescindible garantizar el papel protagonista de la mujer durante todo el proceso, participando en la planificación y en la toma de decisiones informadas.

Además de todo el trabajo individual, basado en decisiones conscientes y responsables, es necesario que la sociedad al completo tome parte del proceso, desde la clase política, hasta los profesionales del parto, pasando por una re-educación de la sociedad.  Es necesario un cambio global que facilite la toma de conciencia, que resalte la importancia y el impacto que supone la forma de nacer en el correcto desarrollo emocional y psicológico del bebé.

 

Resulta imprescindible que se favorezca el desarrollo fisiológico del parto, ofreciendo la información adecuada y el apoyo necesario para el correcto establecimiento de la lactancia materna y protegiendo el vínculo emocional que madre y bebé van a establecer de por vida.

En 1998 y con el objetivo principal de reclamar a la sanidad pública que apueste por el parto natural, sea cual sea el lugar donde la mujer decida parir, se crea en España la Plataforma pro Derechos del Nacimiento (PDN). Actualmente la Plataforma está formada por un gran número de asociaciones y profesionales cuyos esfuerzos van enfocados a proporcionar la mejor llegada al mundo posible a los futuros miembros de nuestra sociedad.

Inspirándose en las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud sobre los derechos de la mujer embarazada y del bebé, y con la ilusión de crear para nuestros hijos un mundo mejor, este es su DECÁLOGO DE LOS DERECHOS DEL NACIMIENTO:

1º El bebé tiene derecho al reconocimiento de su capacidad física y emocional, en su vida intrauterina y extrauterina y, especialmente, durante el tránsito entre ambas.

2º El bebé intraútero tiene derecho a que el bienestar emocional de su madre no sea alterado por un exceso y abuso de controles durante la gestación.

3º El bebé y su madre tienen derecho a que se respeten el momento, ritmo, ambiente y compañía en el parto-nacimiento y a que el mismo transcurra de forma fisiológica. Un bebé y madre sanos tienen derecho a no ser tratados como enfermos.

4º El bebé y su madre tienen derecho a intimidad y respeto antes, durante y después del nacimiento-parto.

5º El bebé y su madre tienen derecho a permanecer juntos en las horas y días siguientes al nacimiento. Ninguna exploración ni estancia hospitalaria justifica la separación de ambos.

6º El bebé tiene derecho a disfrutar de lactancia materna a demanda, al menos, durante el primer año. A que durante su estancia en hospital se respeten los «10 pasos para una lactancia feliz» establecidos por UNICEF y la OMS y recomendados por la Asociación Española de Pediatría.

7º El bebé tiene derecho a ser atendido personalmente por su madre, como mínimo, durante el primer año. La madre tiene derecho a disfrutar del contacto íntimo con su bebé cuanto crea necesario.

8º El bebé prematuro tiene derecho a permanecer pegado al cuerpo de su madre hasta que adquiera el peso y las condiciones óptimas de salud. Ninguna unidad de neonatología es más saludable para el bebé que la piel materna.

9º El bebé tiene derecho a permanecer pegado al cuerpo de su madre durante los primeros meses de vida extrauterina. El contacto cuerpo a cuerpo es vital para instaurar en él la seguridad y la confianza.

10º El bebé tiene derecho a que sean sus padres quienes personalmente tomen las decisiones y quienes para ello busquen la información relacionada con su bienestar.

Podéis encontrar más información aquí

About The Author

Neus Virgili

Licenciada en Psicología y madre de un niño. Sé por experiencia que la maternidad es un periodo vital muy intenso en el que florecen en nosotras sentimientos y emociones para los que nadie nos había preparado, pero se convierte también en una oportunidad única de desarrollo y crecimiento personal si sabemos darnos cuenta. Neus Virgili

Comments are closed.