10 maneras de ahorrar tiempo y obtener minutos extra cada día

Cuando hablamos de aprender a gestionar nuestro tiempo, hay quién piensa que nos referimos a conseguir hacer todavía más cosas, como si el objetivo fuera convertirnos en una especie de super-mamás que pueden con todo y nunca dejan nada por hacer.

Nada más lejos de la realidad.

La gestión del tiempo no consiste en encontrar la forma de hacerlo todo, sino de conseguir el tiempo necesario para hacer las cosas que verdaderamente son importantes.

Podrás obtener más horas para ti si consigues optimizar el tiempo del que dispones.

 ¿No te parece?

time flies

Aquí te dejo 10 consejos prácticos que pueden ayudarte:


Planificar el menú

 

Planificar las comidas por adelantado no sólo te va a permitir ahorrar tiempo, ¡también dinero y muchos disgustos!

Si estableces un día a la semana para planificar todos los menús, teniendo en cuenta qué ingredientes tienes ya en la despensa y qué es lo que te falta, no comprarás ingredientes de más ni tendrás que volver 4 veces al mercado porque a última hora comprobaste que aquello que creías tener en casa, se acabó hace días.

Otra ventaja es que evitarás tener que recurrir en el último momento a un servicio de comida a domicilio, tirar de comida basura o comprar comida pre-cocinada «por si acaso».

No intentes preparar cada día menús de gourmet, empieza por algo sencillo, recetas que ya conozcas y tengas por la mano.

 

Crear y mantener tu programación

 

Utilizar una agenda diaria te va a evitar las prisas de última hora y olvidar citas importantes.

No andar preguntándote qué es lo que tenías que hacer también te ayudará a ahorrar gran cantidad de tiempo.

También podrás centrar tu atención en la tarea que estás realizando, en lugar de pensar en qué es aquello que probablemente estás olvidando.

Puedes elaborar un calendario para ti o incluso alguno para toda la familia, en el que puedas observar y tener en cuenta las actividades extra-escolares, cumpleaños de amigos, etc.

 

Listas de tareas

 

Tener una lista de todas las cosas que hay que hacer durante el día te ayudará a mantenerte focalizada en lo que ya has decidido de antemano que vas a abordar esa jornada.

Cuando no sabemos qué tenemos pendiente de hacer es más fácil caer en distracciones, acabamos escogiendo lo primero que nos pasa por la cabeza, realizando actividades que realmente no eran prioritarias o desperdiciando nuestro tiempo en algo que tendremos que volver a hacer más adelante.

 

Mantener el orden

 

Pues sí, una cosa va ligada con la otra, ser organizada te va a permitir ahorrar muchíiiiisimo tiempo.

Cuando mantienes tu casa en orden es mucho más fácil encontrar lo que necesitas y sigues el plan que te habías marcado porque no hay montañas de ropa ni objetos esparcidos mires donde mires, reclamando tu atención.

Mantener un orden en tus pertenencias físicas, te permitirá sentirte organizada también mentalmente; además, una vez que te acostumbras a colocar todo en su lugar, dejas de perder tiempo y energía buscando siempre las mismas cosas.

 

Optimizar tus desplazamientos

 

No hay nada más improductivo que andar saliendo de casa a cada momento para realizar diferentes recados en distintos momentos del día o de la semana.

Todas sabemos lo que cuesta poner a punto toda la familia para salir de casa, en muchos casos invertimos mucho tiempo y esfuerzo en cambiar pañales, vestir a los críos y salir de casa antes de que vuelvan a ensuciarse; eso sin contar con la propia negativa de nuestros hijos a querer moverse por estar completamente concentrados en alguna actividad en casa.

Cuando tengas varias cosas por hacer fuera de casa, verás que el tiempo cunde mucho más cuando las agrupas en una sola mañana o tarde.

 

Delegar, delegar, delegar

 

Nos encanta tenerlo todo controlado y secretamente creemos que nadie puede hacer las cosas tan bien como nosotras (y es probable que así sea, no digo que no 😉 ) pero para evitar sobrecargarnos con tareas innecesarias, es necesario delegar parte de nuestras tareas en otros miembros de la familia, amigos, etc.

La crianza de nuestros hijos se hace todavía más cuesta arriba cuando no contamos con el apoyo de un círculo cercano; aprende a delegar y disfruta del tiempo extra que vas a recibir a cambio.

 

Gestionar tus distracciones

 

Si tienes que trabajar en tu ordenador, silencia o desactiva las notificaciones que fácilmente te van a despistar cada pocos minutos.

Lo mismo puedes hacer con tu teléfono móvil o el teléfono fijo, desactívalos durante un periodo de tiempo, verás que no pasa absolutamente nada y que la concentración que vas a ganar bien vale la pena.

También puedes pactar con tu familia un periodo de tiempo en el que no van a interrumpirte a no ser que se trate de una verdadera urgencia y créeme, urgencias verdaderas hay realmente pocas a lo largo de la semana.

Según la edad de tus hijos también podrán empezar a utilizar un temporizador, pactando con ellos que no deben interrumpirte hasta que suene la alarma.

Pero recuerda que cuando finalice el tiempo, realmente debes dejar lo que estés haciendo y atender a tu familia.

 

Aprender a decir no

 

No encanta sentirnos útiles y participar en infinidad de actividades, pero no pierdas de vista que tu tiempo es limitado.

Hay momentos en los que se hace necesario aprender a decir no cortésmente.

Pongamos que en alguna asociación donde colaboras te pidan tu participación en un evento pero tú realmente vas hasta arriba de trabajo.

¿Puedes recomendar a alguien que pueda solucionarles el problema?

¿Podría posponerse  hasta que encuentres un momento más apropiado?

Ofrece alternativas y no temas decir no; al respetar tu tiempo los demás empezarán a respetarlo también.

 

Utiliza los tiempos muertos

 

Creo en la necesidad de disponer de espacios en blanco en nuestra agenda, momentos en los que nuestra única obligación sea no hacer nada.

Pero si te encuentras sentada esperando en una sala de espera o realizando un trayecto en transporte público y no sabes qué hacer, podrías utilizar esos momentos para consultar tu correo electrónico,  avanzar una lectura pendiente o planificar tu lista de la compra.

 

Agrupar tareas similares

 

Andar interrumpiendo tu actividad o cambiando constantemente de tarea va a requerir mucho más tiempo que si intentas agrupar tareas parecidas y optas por hacerlas juntas.

El tiempo que tardas en preparar todos los elementos que necesitas para una determinada tarea y finalmente te concentras en lo que estás haciendo es algo a tener en cuenta.

Cada vez que interrumpes tu flujo de actividad con alguna distracción, pierdes tiempo, luego tienes que preguntarte dónde lo habías dejado y en algunos casos puede que incluso te olvides de lo que estabas haciendo y lo dejes pendiente.

Igual que puedes agrupar todos tus recados en una misma mañana, también puedes dedicar una tarde a preparar comida para toda la semana, consultar tu email una única vez al día o planificar tu ruta fuera de casa para seguir un orden productivo en tus desplazamientos.

 

¿Quieres conseguir unos minutos extra cada día? Empieza a adoptar algunas de estas ideas y verás cómo pronto te das cuenta de que dispones de más tiempo para dedicar a lo que realmente es importante.

¡Si te ha parecido útil este artículo no olvides compartirlo para que llegue a más gente!

About The Author

Neus Virgili

Licenciada en Psicología y madre de un niño. Sé por experiencia que la maternidad es un periodo vital muy intenso en el que florecen en nosotras sentimientos y emociones para los que nadie nos había preparado, pero se convierte también en una oportunidad única de desarrollo y crecimiento personal si sabemos darnos cuenta. Neus Virgili

6 Comments

  • deorugasymariposas

    1 agosto, 2014

    Si Neus muy útil. Creo que las mamás full-time tenemos un montón de tiempos «muertos» que si los juntas sería un tiempo super valioso para ser mas productiva. De acuerdo contigo que cuando la casa y tus objetos personales están organizados, mentalmente también te sientes mas despejada. Yo quiero aprender mas!
    Por cierto, tarda años en conectar con G+ y dejar un comentario.

    • Neus Virgili

      1 agosto, 2014

      Me alegra saber que te ha resultado útil! Siento que tardaras en poder dejar el comentario, a mí también me pasa a veces en otros blogs :/

  • alejandra

    31 agosto, 2014

    Muy buen post, lo comparto!!!
    Saludos

  • MonicaUT

    13 diciembre, 2014

    Excelentes puntos Neus. Con el que aún no puedo es con la organización del menú, lo he intentado un montón de veces pero no se concreta. Hacemos la reunión familiar, pregunto qué quieren de comer, lo anotamos cada día y cada comida, pero la parte de revisar lo que tengo y hacer la lista de lo que me falta ufff¡ ahí es donde se me empieza a descomponer todo. Y entonces hago lo que puedo de la semana con lo que ya tengo, moviendo el día en que tocaba y termino hecha todo un lío. Pero sigo intentándolo.
    Saludos Neus.

    • Neus Virgili

      14 diciembre, 2014

      Hola Mónica! Intenta simplificar todo el proceso. Crea tanto un menú como una lista de la compra base e intenta no tener que pensar en menús creativos cada semana, hasta que tengas el proceso lo más automatizado posible. Vale muchísimo la pena planificar los menús por adelantado, pero tienes que hacerlo simple, sin complicarte más la vida. Un besote!!!!!