7 Razones por las que debes desarrollar una mentalidad emprendedora, incluso si no tienes ninguna intención de empezar un negocio

Tener una mentalidad emprendedora es básico si lo que quieres es crear un negocio exitoso, pero éste no es el único motivo por el que todos, TODOS, deberíamos potenciar nuestra forma de pensar.

Dale al play o sigue leyendo:

Si prefieres escuchar el capítulo de hoy, puedes hacerlo aquí:

 

Lo primero que debemos tener claro es que el emprendimiento, antes que un modelo de negocio, es  una forma de pensar y un estilo de vida.

Y da igual si lo que quieres es convertirte en tu propia jefa o te encanta trabajar en una multinacional, desarrollar una mentalidad emprendedora es algo que te puede beneficiar en muchos aspectos.

Tanto que me atrevo a decir que debería ser una asignatura obligatoria en las escuelas.

Y si todavía no tienes claro cómo pensar como un emprendedor o una emprendedora, puede ayudarte, voy a compartir contigo 7 poderosas razones por las que deberías dar el salto y pasar de tener una mentalidad de empleada, a tener una auténtica mentalidad emprendedora, incluso si no tienes ningún interés en emprender.

 

1)  No dejar tu felicidad en manos de la casualidad

Para entender la importancia de la mentalidad emprendedora debemos empezar entendiendo que el éxito ocurre por casualidad muy pero que muy de vez en cuando, y cuando esto sucede, suele esfumarse tan rápido como llegó.

El éxito es algo que cada uno define de forma única y personal, para unas personas tener éxito estará relacionado con la cantidad de ingresos que generan, con el estatus social que tienen,  para otras, será sentirse felices con lo que hacen, para otras, dejar huella en este mundo…

Pero sea lo que sea para ti el éxito, no es algo que debieras dejar en manos de la suerte.

Es muy arriesgado esperar a que las cosas sucedan mágicamente, y más si lo que estás arriesgando es tu felicidad, ¿no te parece? ¿No preferirías ser tú quien cree tu propia suerte?

Emprende tu propia vida, responsabilízate de todo lo que te sucede.  Toma conciencia de que tú eres la única que va a decidir si vas a tener éxito o no.

Todo lo que consigas depende de ti.  Esto puede sonar como un peso enorme que cargar, pero responsabilizarte de tu vida, es la única forma de decidir las reglas del juego.

Si todo depende de ti, significa que tú tienes el control, y esto, automáticamente, aumenta la confianza y la seguridad en nosotras mismas.  Porque nuestros resultados, ya no quedan fuera de nuestros alcance, dejamos de ser víctimas de las circunstancias y pasamos a ser responsables y creadoras de nuestra propia suerte.

 

2) Para desarrollar el pensamiento estratégico y solucionar tus problemas 

“Los problemas no se pueden solucionar en el mismo nivel de conciencia en el que fueron creados” Einstein.

Si enfocamos todo nuestro tiempo y energía en el problema en sí mismo, no hay nada que podamos hacer para solucionarlo. Porque sólo vemos el problema. “Por qué me ha pasado esto a mí, por qué soy tan desgraciada, por qué no puede salirme bien nada…” Así no hay quién avance.

Si quieres solucionar algo, no puedes hacerlo fijándote únicamente en lo que no funciona, tendrás que hacer algo para ver más allá.  

Y eso pasa por dejar de fijarte (y quejarte) de todo lo que está saliendo mal y empezar a preguntarte qué puedes hacer para solucionarlo.

 

3) Convertir el fracaso en tu combustible

Considerar el fracaso como una señal de que algo no es para ti, o de que nunca podrás conseguir lo que deseas,  es realmente lo que te va a mantener separada de tus metas.  Si hay algo que puede estar frenando tu éxito es precisamente el miedo al fracaso.

Necesitas encontrar una forma de hacer que las cosas sucedan, y eso pasa por equivocarte mil y una veces, pero utilizando esos errores para aprender y contar con información nueva para intentarlo la próxima vez con mayores garantías de éxito.

Quedarte atrapada en la tristeza y la auto-compasión no va a servir de nada. 

Utiliza el fracaso para motivarte y llénate de entusiasmo para ir un poco más lejos la próxima vez.

Una mentalidad ganadora te ayudará a aceptar los fracasos y a aprender de ellos, manteniéndote enfocada en tus metas y siguiendo trabajando para alcanzarlas.

 

4) Enamórate de tu vida

Sentirte atrapada en un empleo o actividad que odias es una sensación horrible.  La mayoría de nosotros vamos a pasar 30 ó 40 años de nuestra vida trabajando, hagámoslo dedicándonos a algo que realmente nos apasione.

La clave para tener éxito en tu vida laboral, tanto si eres el director general de una empresa como el conserje, pasa por sentir autentica pasión por lo que haces.

Una mentalidad emprendedora te permite disfrutar de la vida, incluso cuando aún se te dan mal muchas cosas.  Como el enfoque está puesto en “hacer y aprender” cosas nuevas, sin preocuparte del fracaso, es mucho más fácil disfrutar de lo que sea que estés haciendo.

Nos quitamos de encima esa presión de ser siempre perfectas.

Además, normalmente las personas emprendedoras se dedican a crear valor, tienen una misión que va más allá de ellas mismas, y crear, sea lo que sea, nos hace felices.

Necesitamos crear para ser realmente felices.  

 

5) Sobrevivir con éxito en el mundo del futuro

El mundo está cambiando a una velocidad de locos, y las carreras que se están estudiando hoy en día probablemente son oficios o trabajos que no existirán en unos pocos años… y los trabajos que existirán en 20 años todavía no se han inventado!

Es necesaria una reforma profunda del sistema educativo, pero mientras esto no llega, hay mucho que podemos empezar a hacer por nosotros mismos.

Ya no se trata de pasarte x años estudiando para especializarte en una carrera. 

Esto sólo ya no sirve, esto no te garantiza nada.  De lo que se trata es de convertirnos en personas que serán capaces de adaptarse a lo que sea, que tendrán las herramientas para buscar alternativas, para desarrollar los conocimientos y habilidades que harán falta en el futuro.

Lo que sí podemos empezar a hacer es entrenarnos para ser flexibles, para ser capaces de dar respuesta a los cambios y adaptarnos con éxito a lo desconocido.

Muchas personas están iniciando proyectos online porque creen que es el futuro, porque ya no quieren volver a trabajar para otras personas, porque prefieren invertir su tiempo y su energía en construir sus propios sueños.

Pero cualquier empleado con una mentalidad emprendedora tendrá muchas más oportunidades de sobrevivir en el contexto de las empresas, tendrá un valor añadido que no podrá ser sustituido por una máquina o por un operario que cobra una cuarta parte de tu sueldo.

Entrenarte para pensar, actuar y soñar como un emprendedor te va a dar una ventaja competitiva, sea cual sea el ámbito en el que quieras desarrollarte.

 

6) Es una alternativa real y realmente apasionante para tu futuro  

Las crisis económicas son cíclicas, vienen y se van, pero cuando la crisis económica actual desaparezca, seguirá habiendo una crisis estructural mucho más profunda,  la relacionada con la globalización.

Cada vez va a ser más normal que cualquier trabajador que pueda ser sustituido por una máquina o por mano de obra más barata en países en vías de desarrollo, pierda su trabajo.

¿Qué alternativas te van a quedar?

¿Vas a volver a estudiar?

Si estudiar fuera la solución no tendríamos una tasa tan grande de parados que tienen uno, dos o tres másters.

¿Vas a buscar otro trabajo? 

¿Crees que eso va a solucionar eso el problema?

Emprender es una alternativa real y puede ser la vía que te permita adaptarte a este mundo cambiante, mientras creas un estilo de vida realmente apasionante.

 

7) Para ir en contra del sistema  

¿Cuándo ha sido la última vez que el gobierno se ha preocupado por tu educación financiera, o por darte la información necesaria para iniciar un negocio de éxito?

Incluso a las personas que estudian empresariales o administración de empresas no les entran en nada de esto.  Les enseñan a entrar en una empresa, escalar posiciones dentro de ella y en todo caso, llegar a dirigirla, pero no les enseñan a empezar de cero.

No nos enseñan a pensar fuera de la caja.  Al sistema le encanta que no nos hagamos preguntas ni nos cuestionemos las cosas.

Una mentalidad emprendedora te va a permitir ir contra-corriente, desconectarte del sistema y empezar tu propia revolución para cambiar el mundo.

 

Como has visto, no es necesario tener un negocio en marcha, ni tener el menor interés en tener uno, para beneficiarte de la adopción de una mentalidad emprendedora.

Desarrollar una mentalidad emprendedora puede ser precisamente lo que te permita dejar de sentir que tu vida está fuera de control y comprender que a través de esta disposición a adaptarte y crecer a pesar de la incertidumbre y los retos que nos trae la vida inevitablemente, podemos dejar atrás el papel de víctimas y empezar a crear nuestras propias reglas.

Si tu también crees que ha llegado el momento de dar el salto y dejar atrás la mentalidad de empleada y  desarrollar una mentalidad emprendedora, participa en mi próximo taller online, el 16 de febrero.

Te voy a dar todas las claves para hacer este cambio y abrir tu vida y tu mente a un mundo de nuevas posibilidades.

Si no lo has hecho ya vente a mi lista. Te voy a mandar por mail toda la información relativa al taller y vas a tener acceso prioritario en cuanto abra las inscripciones.

About The Author

Neus Virgili

Licenciada en Psicología y madre de un niño. Sé por experiencia que la maternidad es un periodo vital muy intenso en el que florecen en nosotras sentimientos y emociones para los que nadie nos había preparado, pero se convierte también en una oportunidad única de desarrollo y crecimiento personal si sabemos darnos cuenta. Neus Virgili

2 Comments

  • Inma

    8 febrero, 2017

    Buenísimo Neus! Contenido claro, práctico y enriquecedor. Un vídeo de diez!! Lo comparto. Abrazos!