Nutriendo a Mamá: No olvides crear tiempo para ti.

mama_necesitas_tiempo_para_ti

mama_necesitas_tiempo_para_ti

 

24 horas al día 365 días al año repletos de la mayor responsabilidad del mundo.

La maternidad es un contrato de por vida en el que no existen horarios ni descansos establecidos.

¿Te imaginas cualquier otro trabajo de esta envergadura?

Cualquier profesional que se dedique a los cuidados básicos de otras personas necesita prestar atención a sus propias necesidades.

Médicos, maestros, cuidadores…hay una serie de profesiones que implican un desgaste físico y emocional considerable; y en esos casos todos vemos absolutamente lógico y natural que estas personas descansen, recarguen sus pilas para poder dedicarse a su trabajo en las mejores condiciones físicas, anímicas y mentales.

¿Pero qué sucede con las madres?

Bajo la capa de “Yo por mi hijx hago lo que sea“, nos cuesta ver que esa entrega desmesurada lo único que hace es desgastarnos y acabar perjudicando a toda la familia.

Así que sí, tu descanso y tu satisfacción personal es algo necesario que debes asegurar y proteger.

 

¿Y de dónde saco el tiempo para mí?

 

Ya sé,  ya sé, la vida de una mamá es un no parar, SIEMPRE hay algo por hacer.

Siempre.

Míratelo de esta forma: siempre tendrás una llamada que devolver, un recado por hacer, un proyecto de manualidades por terminar, un niño que alimentar… Así que, ¿en qué momento crees que va a aparecer ese tiempo libre para cuidarte?

No tienes vacaciones ni descansos programados en el calendario, ni hay ningún convenio colectivo que vele por tus intereses, ni nadie puede asegurarte a ciencia cierta cuáles van a ser tus condiciones de trabajo

Así que si esperar a no tener nada por hacer para empezar a cuidar de ti, déjame que te diga algo:  Nunca llegará ese momento.

Repite esto tantas veces como sea necesario:  No necesitas tener tiempo libre, necesitas crearlo.

 

No quiero ser una mamá egoísta

 

¿Perdón?

No confundas el cuidar de ti con ser egoísta o poner tus necesidades por encima de los demás.

Los tiros no van por ahí.

Lo mejor que puedes hacer por tu familia, tu hogar y tus hijos es reservarte tiempo para ti.

¿De qué sirve volcarte por completo en esa faceta de mamá entregada y sacrificada si resulta que el resultado que obtienes no es el de una mamá amorosa, llena de paciencia y sabiduría, sino el de una mamá agotada, irascible e insatisfecha?

¿Eso es lo que quieres?

 

¿Qué tal llevas el equilibrio en tu vida?

 

  • ¿Recuerdas la última vez que pusiste una lavadora?
  • ¿Cuántas veces has recogido hoy los juguetes de tus hijos?
  • ¿Y la última visita al supermercado para comprar ese ingrediente que olvidaste añadir a la lista de la compra?

Seguro que lo tienes bastante fresco.

 

Pero….

  • ¿Recuerdas cuándo fue la última vez que pudiste ir al baño sola?
  • ¿Cuál fue la última vez que fuiste sola al cine?
  • ¿Cuándo fue la última vez que saliste a comprar algo de ropa para ti sin prisa ni estar pendiente del reloj?

Mmmm…apuesto a que eso ya cuesta un poco más.

 

Necesitas y debes recuperar tu parcela personal y social

 

Seguro que has adivinado por donde voy: mereces y debes reclamar tiempo para cuidar de ti misma.

No es necesario que te montes un fin de semana “sólo de chicas” ni nada así; además, si tus hijos son pequeños, toman pecho, etc. no es una alternativa viable ni recomendable.

Las reuniones de grupos de crianza o lactancia, aunque suponen una buena descarga y nos ayudan a relativizar nuestros problemas, habitualmente se centran exclusivamente en temas relacionados con nuestros hijos, nuestras dudas sobre la alimentación complementaria, el sueño y el control de esfínteres… Es decir, otra vez el foco queda puesto en los pequeñajos.

Así que este tipo de contacto entre adultos no debería ser tu única fuente de socialización, necesitas actividades que se centren en ti, tus gustos, tus aficiones, tus sueños y tus propósitos.

Si no tienes tiempo para hacer cosas fuera de casa, busca la forma de incluir en tu hogar ese tiempo para ti.

Es probable que tus únicas oportunidades para estar a solas queden reducidas a esperar a que tus hijos duerman.    Bueno, puedes quedarte despierta cuando ya todos están en cama o levantarte antes que ellos… sólo tú puedes decidir cuál es la mejor opción para ti.

Durante mucho tiempo yo he sido un ave nocturna, pero desde hace meses, me encuentro disfrutando de las ventajas de levantarme temprano, y aunque la tentación de dedicar ese momento del día a hacer “cosas pendientes” es grande, creo que no es la mejor opción y no recomiendo dedicar esas horas a la limpieza y el orden de tu casa.

No si tienes un déficit de cuidados y carencia absoluta de auto-mimos.

¿Por qué?

Porque lo que necesitas es conseguir tiempo  PARA DEDICÁRTELO A TI MISMA.

Recuperar esa parcela perdida de tu vida te va a ayudar a ser mejor madre, mejor pareja, mejor amiga y mejor compañía; porque serás una mejor tú y todas las facetas de tu vida se beneficiarán.

Necesitas tu combustible.   Si no encuentras el tiempo para recargarte y sentirte llena tampoco tendrás nada que ofrecer a los demás.

Está genial que te vuelques a conciencia en nutrir el cuerpo y el alma de nuestros hijos, pero no dejes de lado que también necesitas cuidar de tu salud y tu felicidad.

Así que dime, ¿qué puedes empezar a hacer hoy mismo para incluir en tu agenda tu dosis diaria de mimos y cuidados?

About The Author

Neus Virgili

Licenciada en Psicología y madre de un niño. Sé por experiencia que la maternidad es un periodo vital muy intenso en el que florecen en nosotras sentimientos y emociones para los que nadie nos había preparado, pero se convierte también en una oportunidad única de desarrollo y crecimiento personal si sabemos darnos cuenta. Neus Virgili

Comments are closed.