Cómo preparar tu cerebro para el éxito

Cómo preparar tu cerebro para el éxito

Quizás no contabas con esto, pero es importante que sepas que tu cerebro no quiere que tengas éxito.

Por mucho que haya evolucionado nuestra especie y por mucho que nuestro estilo de vida moderno actual sea totalmente distinto al que teníamos hace miles de años, nuestro cerebro sigue teniendo dos únicas prioridades:

  1. Sobrevivir.
  2. Reproducirse.

Y ya. 

 

Dale al play o sigue leyendo:


 

A nuestro cerebro le da igual los sueños o ambiciones que tengamos.

Le da igual si nos lo pasamos bien haciendo nuestro trabajo o no.

Le da igual si eres de Android o eres de Apple.

Le da igual si has conseguido llegar a los 1000 fans en youtube.

A nuestro cerebro le importa un pepino si queremos tener éxito en un negocio.

Lo único que le preocupa es conseguir mantenerte con vida y que tengas hijos, muchos hijos, cuantos más hijos mayor probabilidad de cumplir con su objetivo.

Así que cuando aparecemos nosotras con nuestros planes de crear un estilo de vida mucho más libre y queremos iniciar un emprendimiento, crear un sistema que funcione en piloto semi-automático y poder trabajar desde cualquier lugar del mundo.

No sólo le da absolutamente igual todo lo que tu vida va a mejorar si lo consigues, sino que piensa que le ha salido un enemigo y percibe todos estos cambios como una amenaza.

 

Modo supervivencia

Para nuestro cerebro tener éxito es tenernos gorditos y sentados sin hacer nada.  Modo supervivencia total, todo lo que salga de aquí le pone más o menos en alerta.

A tu cerebro le gusta ahorrar energía, por si la necesitas para salir huyendo o ir a recolectar comida, no quiere que te esfuerces en tareas que no son realmente relevantes para la supervivencia.

Así que cualquier cosa que se salga de aquí le pone realmente nervioso, intenta mantenernos a salvo cuando nos da por desafiar nuestras propias creencias, cuando hacemos algo que pueda hacernos sufrir rechazo o abandono o cuando tomamos la determinación de expandir nuestra zona de confort.

Peligro, peligro, peligro. Esto es lo único que ve.  

Y cuando más distinto sea lo que vas a hacer, más nervioso se pone.

Ponte en su lugar, está super-nervioso, super-preocupado y no puede enviarnos ningún tipo de mensaje, no puede comunicarse directamente con nosotras, no puede paralizarnos ni mantenernos eternamente quietas, así que lo que hace es intentar detenernos con los únicos recursos que tiene, nuestros pensamientos.

Y rápidamente manda a su escuadrón de élite, nuestros mini-yos o voces interiores, que empiezan a cuestionar cada paso que damos.

Así es como de la nada y sin prueba empírica que las sustente, se instalan en nuestra mente falsas preocupaciones, obstáculos inverosímiles y todo tipo de miedos…

Y todo porque nuestras ganas de comernos el mundo interfieren con su función primaria de mantenernos con vida.

Hasta aquí todo normal, son los mecanismos que la naturaleza ha previsto para que no nos pusiéramos en riesgo innecesariamente.

Por eso a nuestro cerebro le gusta tanto la rutina, la monotonía, el no salirnos del camino marcado… y huye todo lo que puede de cualquier indicio de cambio.

Si decidimos escuchar todos esos malos augurios sobre los que intenta prevenirnos, escucharemos cosas como: “es imposible que lo consigas“, “no vale la pena el esfuerzo“, “vas a hacer el ridículo“, “nunca va a suceder“, “el éxito no es para todo el mundo“…. Majo el cerebro eh xD

No se lo tengas en cuenta, tener un cerebro que se esfuerza en protegerte y mantenerte con vida es muy útil en multitud de casos, pero no cuando quieres mejorar tu calidad de vida.

 

Analiza la situación

En el fondo, si analizas la situación con calma, usando tu cerebro más racional, pronto te vas a dar cuenta de que los sueños que persigues no son tan tan taaaan inalcanzables ni taaaaaaaan peligrosos y que aquello que anhelas es posible, porque probablemente hay decenas, cientos o miles de personas que lo han conseguido ya antes que tú.

Y si alguien lo ha hecho antes, significa que totalmente imposible, no es, ¿verdad?

Lo que pasa es que todo lo que queremos requiere un esfuerzo, requiere tiempo, requiere ganas, requiere energía y a veces requiere dinero.

Y eso es lo primero que debemos valorar, si estamos dispuestas a pagar el precio que valen nuestros sueños.

Primero conectar con aquello que realmente queremos. 

¿Tienes claro lo que persigues? 

Generar tu propia fuente de ingresos, tener un horario que te permita conciliar vida familiar y laboral, poder trabajar desde cualquier parte del mundo con un dispositivo móvil y acceso a internet, poder escoger tu propio horario, dedicarte a algo que realmente te apasiona, convertir tu mayor hobbie en una actividad profesional…

¡¡¡Lo que sea!!!

Necesitas tener claro lo que quieres, cuál es tu mayor sueño, por qué lo haces, qué vas a conseguir al poder hacerlo realidad, cómo va a ser tu vida entonces…

Y cuando hayas decidido que sí, que eso es para ti, que es lo que quieres, que es a lo que quieres dedicarte, tendrás que decidir si vas a querer pagar el precio que vale cumplir tu sueño.

 

Prepara tu mente para el éxito

Porque vas a tener varios obstáculos ahí fuera, las cosas probablemente no saldrán bien a la primera, vas a tener que vencer el miedo al cambio, vas a tener que vencer el miedo al miedo, vas a tener que tomar acción, vas a tener que echarle horas, vas a tener que equivocarte, una y mil veces, y vas a tener que levantarte y continuar avanzando, incómoda, con dudas y abrazando la incertidumbre. 

Así es como se consigue el éxito, así que lo primero que debes decidir es si estás dispuesta a pagar ese precio.

A pesar de que tu cerebro quiere que te quedes en tu zona de confort, vas a tener que colocarte a ti misma muy a menudo en situaciones incómodas, en situaciones nuevas, en situaciones que nunca habías enfrentado antes.

Y vas a tener que lidiar con todas esas voces que estarán dudando de tus habilidades y demostrarles que no tienen razón, que puedes salir victoriosa.

Pero ¿sabes qué?

puedes controlar todos esos miedos y preocupaciones y tener argumentos de sobra para desmontarlos.

Sabiendo cuál es la función que están cumpliendo esas voces limitantes, te será mucho más fácil seguir avanzando, seguir creciendo y crear una vida realmente extraordinaria.

Esto es así, la libertad y el éxito se encuentran al otro lado del miedo.  A ti te toca decidir si vas a seguir avanzando o no.

 

Mil gracias por tu tiempo, como este es un podcast recién estrenado te agradeceré muchísimo que me ayudes a crecer dándole al me gusta en iVoox o dándome 5 estrellas en iTunes.

Si te has quedado con ganas de más, suscríbete para estar al día de todo lo que publico sobre emprendimiento, hábitos productivos, mentalidad de crecimiento, educación financiera, etc. etc. etc.

About The Author

Neus Virgili

Licenciada en Psicología y madre de un niño. Sé por experiencia que la maternidad es un periodo vital muy intenso en el que florecen en nosotras sentimientos y emociones para los que nadie nos había preparado, pero se convierte también en una oportunidad única de desarrollo y crecimiento personal si sabemos darnos cuenta. Neus Virgili

Comments are closed.