Beneficios de utilizar una lista de tareas para gestionar tu tiempo

¿Tienes problemas para gestionar tu tiempo correctamente?

Si a menudo te sientes sobrepasada por el montón de cosas pendientes que se van acumulando en tu mente y te pasas el día deseando tener tiempo para ti pero cuando llega el momento no sabes exactamente qué hacer…es probable que no dispongas de un sistema que te ayude a administrar tu tiempo correctamente.

Existen gran variedad de técnicas y estrategias que pueden ayudarte y sobre las que encontrarás mucha información fácilmente; pero prácticamente ninguna tan sencilla y tan eficiente como mantener una lista de tareas.

Olvidar citas importantes, sentirte desbordada, perder el tiempo en cosas sin importancia…todo esto son síntomas que indican que no estás usando una lista de tareas o que no lo estás haciendo de forma correcta.

Gestionar mejor el tiempo usando una lista de tareas

Una lista de tareas es algo que todo el mundo puede usar y no es nada más que un lugar donde anotar todas las ideas o actividades que quieres desarrollar en otro momento, una lista de cosas pendientes.

El concepto de base es muy sencillo: nuestro cerebro no es capaz de almacenar absolutamente todo lo que queremos recordar, así que necesitamos un soporte externo en el que volcar toda esa información (ya sea físico o digital).

 

Beneficios de las listas de tareas

 

Soy una gran fan de las listas… ¡me encantan!  Tengo listas para todo, y no es para menos, creo que los beneficios bien valen la pena:

 

  • Te ayuda a organizar tus pensamientos.
  • Aumenta tu productividad.
  • Facilita la planificación.
  • Te permite monitorizar tu rendimiento y tus avances.
  • Tienes el control para decidir qué quieres hacer en ese mismo momento y qué vas a posponer voluntariamente.
  • Reduces la sensación de descontrol y dejas atrás la fase de no-sé-qué-hacer-y-acabo-por-no-hacer-nada.
  • Te permite liberar tu carga mental.
  • Disminuye el estrés y mantiene a raya la ansiedad.
  • Te permite focalizar tu atención en una tarea determinada.
  • Evitas repetir tareas o hacerlas en el orden inadecuado.
  • Disminuye el riesgo de olvidar cosas importantes.
  • Evitas dedicarte a actividades triviales.
  • Te sirve de recordatorio de las cosas realmente importantes para ti.
  • Otros miembros de la familia pueden ver todo lo que hay que hacer y colaborar en la medida de sus posibilidades.
  • Te permite dividir grandes metas en pequeños objetivos asumibles.
  • Cada tarea anotada pone en marcha tu subconsciente para alcanzar esa meta.
  • Te ofrecen flexibilidad (ninguna lista de tareas está grabada a fuego, puedes modificarla y adaptarla a tus necesidades las veces que haga falta).
  • Tachar elementos de tu lista aumenta tu satisfacción y tu motivación para seguir adelante.
  • En resumen, poner por escrito tus metas te acerca un poco más hacia ellas.

 

Llegados a este punto puede que ya hayas ido a buscar un bloc de notas para empezar a anotar todo lo que te pasa por la cabeza… ¡bien hecho!

Pero no te conviertas en una esclava de tu lista de tareas.

Las listas de tareas deberían ser realistas, está muy bien que tengas un sistema que te ayude a no olvidarte de nada, pero no te propongas llegar a absolutamente todo.

Con la práctica aprenderás a identificar aquellas tareas que no merecen ni ser apuntadas porque siempre habrá cosas más importantes y gratificantes que hacer.

Márcate objetivos diarios asequibles y que te mantengan motivada.

Empezar a utilizar una lista de tareas es fundamental si quieres dejar atrás la sobrecarga de trabajo y tener tiempo para disfrutar de tu familia.

 

About The Author

Neus Virgili

Licenciada en Psicología y madre de un niño. Sé por experiencia que la maternidad es un periodo vital muy intenso en el que florecen en nosotras sentimientos y emociones para los que nadie nos había preparado, pero se convierte también en una oportunidad única de desarrollo y crecimiento personal si sabemos darnos cuenta. Neus Virgili

2 Comments

  • María Heralta

    16 septiembre, 2014

    ¡¡Muy buena idea, Neus!!

    Alguna vez lo he hecho pero luego me revuelven mi escritorio, y ¡¡no sé dónde me lo ponen!! jejejeje y lo pondré de nuevo en práctica en el ordenador para así saber dónde lo tengo.

    Deseando leer la siguiente entrada 😉

    ¡¡feliz semana!!

    • Neus Virgili

      16 septiembre, 2014

      Desde luego es básico que sepas siempre dónde encontrar la lista, jajajaja.
      Acabo de publicar la segunda parte, puedes leerla aquí.